¡Anímate en otoño!

La semana pasada hablábamos de la relación existente entre alimentación y nuestro estado de ánimo, y comentábamos algunas de sus características. Hoy vamos a centrarnos en las vitaminas.

En concreto, vamos a hablar de la importancia de las vitaminas del grupo B, que juegan un importante papel de cara al buen funcionamiento de nuestro sistema nervioso.

Una de las más conocidas es la vitamina B1, presente en alimentos como carnes, pescados legumbres, cereales y frutos secos. Prescindir de este componente puede llegar a generar estados de nerviosismo y falta de concentración. Por el contrario, alimentos ricos en azúcares como las chucherías o los pasteles disminuyen las reservas de vitaminas B1.

Otra vitamina de gran importancia es la vitamina B6. Su consumo favorece la transmisión de señales entre las neuronas y los músculos. Su carencia puede provocar estados de fatiga e irritabilidad, entre otras molestias. Podemos encontrarla en el pescado azul, legumbres, cereales integrales, quesos curados, frutos secos y en el germen de trigo.

Y por último la vitamina B12, presente en huevos, queso, vísceras, paté de hígado y pescado azul, también influye en el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso, ayudando a prevenir estados depresivos y de irritabilidad. Cuando nuestros ánimos decaigan debemos plantearnos si estamos consumiendo las vitaminas necesarias en nuestra alimentación diaria.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.