Congelador lleno

Aprende a organizar tus menús semanales: conservación

Hemos estado viendo a lo largo de estos lunes algunas claves para minimizar el esfuerzo que supone la preparación cotidiana de los menús semanales.

Una vez que hemos conseguido sistematizar las tareas, vamos a analizar el factor congelación, que nos ayudará a conservar los alimentos antes y después de haberlos cocinado, permitiendo la preparación en una o dos jornadas de cocina de los platos que posteriormente serviremos a lo largo de la semana, con lo que supone de ahorro tanto de tiempo como de energía.

Congelador lleno

Congelador lleno

Ventajas de la congelación

  • Permite preparar alimentos para toda la semana e incluso todo el mes, dependiendo de la capacidad de tu congelador y tus propias preferencias personales.
  • Te permite disponer durante todo el año de alimentos que de otra manera deberías consumir según su estación. No obstante, te recomendamos que intentes, en la medida de lo posible, consumir alimentos de temporada.
  • Te permite organizar con tiempo las comidas, ya que visualizar los platos cocinados con antelación te permite racionalizar las raciones y equilibrar los menús.

Cómo congelar en función del alimento

No todos los alimentos aguantan igual la congelación. A continuación te damos algunas pautas para que tengas claros los pasos a seguir antes de emprender esta tarea:

  • Las verduras: debes prepararlas antes. No se debe congelar la verdura en crudo, cocínala antes (hervida, guisada…) y posteriormente congélala.
  • Las carnes: admiten congelación tanto en crudo como cocinadas. Puedes comprar cantidad de carne y luego congelarla en raciones para luego cocinarla, o bien comprarla y cocinarla para posteriormente congelar y sacar en función de las comidas que tengas previstas.
  • Los pescados: les sucede igual que a la carne, puedes congelarlos en crudo o cocinados.
  • Los huevos: No los congeles nunca enteros, separa yema de claras y bátelos antes de congelarlos, te servirán para preparar cremas o salsas.
  • Patatas, pastas y arroces: evita congelarlos, pues pierden por completo sus cualidades organolépticas.

No debes olvidar…

Congelar los alimentos no quiere decir que se puedan conservar eternamente. Etiqueta cada producto que congeles con la fecha y no dejes pasar más de 3-6 meses para consumirlos.

¿Nos cuentas tus trucos para congelar alimentos?

2 comentarios
  1. Carmen
    Carmen Dice:

    Yo hago un gran refrito de cebolla, ajo, pimiento y tomate, lo trituro y lo congelo en taper pequeños, así tengo siempre a mano para cualquier guiso que lo necesite

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.