De la mar el mero y en mayo el cordero

Una de las carnes más valoradas por los usuarios por su sabor y por sus beneficios a la salud es la del cordero, que se caracteriza además por contar con diferentes tipos en función de la edad del animal.

Así, existe la carne de cordero lechal, que se sacrifica a los 25 o 30 días de vida y se caracteriza por su carne fina, con un color suave, con la grasa cremosa y tierna, aunque es la menos nutritiva. Y el cordero ternasco, cebado hasta alcanzar los 22-23 kilos de peso en vivo y unos 90 días de vida, con un porcentaje de grasa menor que el lechal, una carne más densa y de un color rojo pardo con grasa blanca y abundante.

En el mercado se encuentra durante todo el año aunque es en los meses de mayo y junio cuando menos grasa contiene ya que la oveja sale a pastar, la hierba es más rica en fibra y menos calórica, por lo que disminuye el porcentaje graso de la leche.

Aunque, junto al cerdo, es uno de los animales que mayor porcentaje de grasa contiene (6,6% aproximadamente), esta es principalmente en forma de grasa saturada, encontrándose alrededor de las vísceras y debajo de la piel, con lo que puede retirarse fácilmente antes o después del cocinado. Por todo ello, se reduce considerablemente el aporte de grasa saturada, colesterol y calorías, aportando importantes beneficios a la salud.

Además, la carne de cordero es una fuente importante de proteínas de buena calidad y de minerales como hierro, zinc, sodio, potasio y magnesio. Destaca su contenido en vitamina A, abundante en el hígado, y una concentración media superior al resto de carnes en cuanto a niacina, vitamina que interviene en procesos del metabolismo energético.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.