Diferencias uvas blancas y negra

Diferencias entre uva blanca y uva negra

Las uvas alcanzan su punto álgido en verano y otoño, cuando su sabor y propiedades nutricionales se encuentran en su mejor momento. Esta fruta es una estupenda antioxidante, pues están compuestas en su mayoría por agua y fibra. Además, en verano vienen genial porque nos ayudan a protegernos de las radiaciones solares.

Asimismo, nos aportan un beneficio muy importante: protegen nuestro corazón, pues como recuerda la Fundación Española del Corazón, uno de sus componentes principales es el resveratrol, que juegan un importante papel en la protección de las arterias y de la salud cardiovascular, y previenen el envejecimiento. Además, el 15% de las necesidades diarias de potasio se pueden conseguir con un racimo de uvas.

Propiedades uvas

Beneficios de las uvas blancas y negras

Variedades de uvas

En Supermercados MAS puedes encontrar varios tipos de uvas de gran calidad, principalmente de la zona de los Palacios y del Vinalopó. En cuanto a apariencia hay dos variedades principales: uva blanca y negra. Sus propiedades básicas son las mismas, pero ¿sabes cuáles son la particularidades de cada una de ellas? Te las contamos.

  • Vitaminas. El  aporte  vitamínico es  prácticamente idéntico  en  ambas  variedades de uva, lo único que las diferencia es el ácido fólico o vitaminas  del  grupo  B, ya que las uvas negras las contienen en mayor cantidad. No obstante, en ambas destaca la presencia de vitamina B6, cuyo contenido en la uva es superior a la mayoría de frutas, a excepción de las tropicales.
  • Minerales. La uva blanca destaca respecto a la negra en que tiene mayor cantidad de magnesio, imprescindible para mantener un correcto equilibrio orgánico, y calcio; mientras que en la negra la cantidad de potasio es mayor que en la blanca, mineral que nos ayuda a regular el organismo.
  • Azúcares. Ambas contienen azúcares, pero en la blanca la glucosa y la fructosa están en mayor cantidad que en la negra, por lo que puede resultar más agradable al paladar y también tienen más calorías, aunque en pequeña proporción (mientras la uva blanca proporciona 63 kilocalorías por cada 100 gramos, la negra suministra 67)
  • Poder antioxidante. Esta propiedad es muy destacada en ambas, aunque en la uva negra sobresale algo más por su pigmentación, especialmente de taninos y polifenoles (también presentes en el vino), que nos ayudan a proteger las células y evitar su envejecimiento prematuro.
  • Fibra. Si quieres un aporte extra de fibra, cualquiera de las dos opciones son buenas.

Además de consumirla en el desayuno, la merienda o como postre, puedes incluir la uva en recetas muy variadas para darle un toque refrescante, como por ejemplo este rico cóctel de uvas, en una ensalada elaborada a base de tomate, queso feta y uvas, macedonias de frutas, smoothies o como complemento al ajoblanco.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.