Alimentos en un buffet

El menú para tus cócteles veraniegos

Si en nuestro primer post reflexionábamos sobre las claves para organizar nuestros eventos veraniegos y en el segundo estuvimos repasando cómo conseguir que nuestra mesa sea todo lo espectacular e impactante que deseamos, en el tercer y último post de esta serie sobre los secretos para un perfecto cóctel analizaremos la composición del elemento primordial: el menú.

Alimentos en un buffet

Alimentos en un buffet

De pie o sentados

El primer detalle que debemos decidir es el tipo de evento que deseamos organizar: si un divertido e informal cóctel-buffet, donde los invitados podrán pasear por grandes mesas dispuestas en el lugar de celebración del evento e ir sirviéndose ellos mismos los platos elegidos, o un ágape sentados.

En muchas ocasiones, el factor espacio marca la diferencia y es el que hace que finalmente se opte por una solución u otra. Recuerda que es fundamental que tus invitados se sientan a sus anchas y no noten incomodidades ni apreturas, independientemente del espacio del que dispongas. Por tanto, si tu salón, terraza, patio, porche o donde quiera que vayas a recibir es de dimensiones reducidas, elige siempre un buffet. Si, por el contrario, el espacio no es un problema para ti, decídete por la opción que más encaje con el tipo de celebración de la que se trate y los invitados.

En cualquier caso, si finalmente te decides por organizar un buffet asegúrate de que todos los invitados disponen de asiento en caso de que lo deseen. Muchas horas de pie, especialmente para las invitadas que lleven altos tacones, resultan muy cansadas y pueden arruinar hasta la fiesta más animada.

El menú

La decisión entre buffet o menú servido marcará, lógicamente, las alternativas que ofrezcas a tus invitados. No obstante, independientemente de la opción que elijas, existe una serie de consejos que puedes seguir para que tu cóctel veraniego sea todo un éxito.

  • Ten en cuenta las necesidades especiales de los invitados: intenta averiguar sutilmente cuando confirmen su asistencia si alguno de tus invitados tiene algún tipo de intolerancia, alergia, o no toma algún alimento por motivos religiosos. De esta forma podrás tener previstas alternativas.
  • No ofrezcas un menú cerrado: en un buffet es más sencillo que cada invitado encuentre platos a su gusto, pero en caso de que elijas la opción de servir almuerzo o cena sentados, procura que tus invitados puedan optar por dos opciones para cada plato principal.
  • Del mismo modo, para los postres procura ofrecer varios tipos de dulces, helados o fruta, de esta manera te asegurarás de que cada comensal encuentre alguna alternativa a su gusto.
  • Ten previstas bebidas sin alcohol para los invitados a los que no les guste o no quieran tomarlo. No te limites a los aburridos refrescos o zumos: puedes preparar multitud de alegres y coloridos cócteles sin alcohol que harán las delicias de los invitados abstemios.
  • Para el café, ofrece también alguna variedad sin cafeína y no te olvides de tés e infusiones.

Y tú, ¿nos cuentas cómo organizas tus menús para reuniones veraniegas?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.