Elementos de una infusión

Es tiempo de purificar el cuerpo: las infusiones

Tras los “excesos” propios de los meses veraniegos: aperitivos en terracitas, helados, comidas más copiosas, tiempo para siestas… llega el otoño y la vuelta a la rutina, y el cuerpo pide a gritos una cura purificadora para nivelar el equilibrio interno del organismo y afrontar los meses venideros en plenitud de facultades.

Las infusiones, para ello, son uno de los remedios ideales. Son bebidas sanas, totalmente naturales, mediante las cuales podemos proporcionar a nuestro cuerpo las propiedades de las hojas secas de las plantas de las cuales proceden.

Elementos de una infusión

Elementos de una infusión

El procedimiento para elaborar una infusión no puede ser más sencillo: estas hojas secas, bien sea sueltas (utilizando los coladores especiales que existen en el mercado a tal efecto), bien sea en bolsitas, se introducen en un recipiente sobre el que se vierte la cantidad deseada de agua caliente y se deja infusionar durante unos minutos. Una vez transcurrido este tiempo, nuestra infusión ya está lista para tomar. A partir de esta base, se les puede añadir azúcar, leche, algunos frutos… al gusto del consumidor.

Origen

No está muy claro el origen de estas bebidas. Se dice que la primera bebida que se tomó en infusión fue el té, y que el primer consumidor, un emperador chino, se remonta al segundo milenio antes de Cristo. Este emperador, defensor de las propiedades medicinales de la herboristería, sólo bebía agua hervida; un día, durante sus paseos cotidianos, se sentó a descansar a la sombra de un árbol y el viento otoñal hizo que algunas hojas secas cayeran en el recipiente donde estaba bebiendo. El agradable sabor e intenso aroma hicieron que aquel hallazgo accidental se convirtiera, con el paso de los siglos, en una de las bebidas más populares del planeta.

En siguientes posts iremos desgranando las claves del consumo de infusiones: sus propiedades medicinales, los tipos de infusiones que existen, cuáles son las más populares y en qué casos está indicado el consumo de cada una de ellas.

¿Eres consumidor habitual de infusiones?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.