Exceso de azúcar y sal en la dieta

Algunas veces no podemos evitar añadir sal o azúcar a las comidas para potenciar su sabor, pero ¿sabemos los efectos negativos que provoca el abuso de estas sustancias?

Todos los alimentos contienen azúcar y sal, que son suficientes para cubrir las necesidades nutritivas de nuestro organismo. Es por eso por lo que no tiene sentido añadir grandes cantidades de ellos para potenciar su sabor y hacerlos más apetecibles, porque son más los daños que lleva asociado que los beneficios que obtenemos.

¿Qué ocurre cuando nos pasamos con el azúcar?

Un exceso de azúcar podría transformarse en grasa y afectar a nuestra circulación sanguínea. Además, esta sustancia es muy agresiva sobre los dientes provocando caries y ciertas enfermedades bucales.

Para el metabolismo del azúcar se necesitan vitaminas B, por eso cuanta más azúcar consumamos menos vitaminas de este tipo quedarán disponibles para otras funciones de nuestro organismo.

Y por último, uno de los efectos más comunes es el exceso de acné, debido a que el consumo de azúcar provoca mayor segregación de insulina.

¿Qué ocurre cuando nos pasamos con la sal?

Siempre hemos escuchado que abusar de la sal es malo para el corazón, y es cierto ya que puede provocar que el sistema circulatorio no funcione correctamente traduciéndose en hipertensión. Pero no es el único problema ante el que podemos encontrarnos por una ingesta excesiva.

Consumir mucha sal provoca que nuestro cuerpo retenga más líquidos, provocando dolor o pesadez de las articulaciones, generalmente de las piernas.

Al retener más agua acumulamos más toxinas, ¿sabías que esta es una de la causas de la aparición de la piel de naranja o celulitis?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.