¿Fresas o fresones?

Aunque muchos crean los contrario, no son lo mismo. Muchas veces pensamos que estamos comiendo fresas cuando realmente son fresones lo que nos estamos llevando a la boca.

Como podréis intuir por su nombre, los fresones presentan un tamaño superior al de las fresas, lo que los hace más llamativos y robustos. Las fresas son mucho más difíciles de encontrar al ir a hacer la compra, y su sabor es más dulce, al contrario que los fresones que presentan un toque más ácido.

 Fresas y fresones

Cuando vayamos a comprar fresones en lo primero que nos fijamos es en su aspecto, que sean brillantes y que no presenten golpes o manchas marrones. Cuando los llevemos a casa, es recomendable guardarlos en la nevera para que nos duren más tiempo, pero cuando vayamos a comerlas es importante sacarlas un rato antes para aprovechar así su sabor.

La forma de guardarlos también influye en el tiempo de conservación óptima. Normalmente los compramos en cajas y las metemos directamente al frigorífico, sin embargo esto es un error ya que al estar las piezas de fruta unas encima de otras tienden a estropearse con mayor rapidez. Lo ideal es colocarlas todas extendidas.

 

¿Cuál es tu manera preferida de comer fresones?

 

¡Aprovecha nuestra oferta de fresones!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.