La tropical chirimoya

Este fruto, que en invierno alcanza su mejor punto de sabor y calidad, es tropical, aromático y su sabor recuerda a una mezcla de piña tropical y plátano e incluso al sabor de la pera. Se suele cultivar en zonas con clima subtropical, siendo Granada el máximo exponente en España.


En cuanto a sus cualidades, destaca su alto contenido en agua, lo cual favorece al proceso diurético. También es destacable su contenido en hidratos de carbono, entre los que predominan la glucosa y fructosa. Es pobre en grasas y proteínas, pero rica en azúcares con lo que su valor calórico es entre moderado y alto. En cuanto a otros nutrientes destacan el potasio y la vitamina C. El primero beneficia la transmisión y generación del impulso nervioso y la actividad muscular normal, interviniendo en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El segundo interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. Por último su aporte de fibra mejora el tránsito intestinal y favorece las digestiones.

Se recomienda en todas las edades pero en especial en niños, mujeres embarazadas o madres lactantes y las personas mayores. Su consumo mejora el tránsito intestinal, la hipertensión arterial y problemas del corazón en general por un lado, favorece el crecimiento y la lactancia por otro, y, por último, evita las infecciones y la combate.

¿Recuerdas nuestro Bavaroise de Chirimoya? Ahora es el momento de elaborar nuestra inforeceta ya que tenemos en promoción, hasta el 17 de este mes, ¡la chirimoya y el Persimon!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.