Dietas saludable

PELIGRO, ¡dietas milagro!

Podemos encontrar muchos nombres para definir estas dietas pero su fin es el misma: prometen perder peso de forma rápida y sin esfuerzo, pero que carecen del menor fundamento nutricional y científico.

Dietas saludableAlgunas de estas dietas son:

– Dietas de bajo valor energético

En esta dieta las energías ingeridas son mucho menores que las gastadas, lo que repercute en el organismo de manera negativa a través de trastornos orgánicos como alteraciones gastrointestinales, malestar general, mareos, intolerancia al frío, sequedad de la piel, fragilidad de las uñas, pérdida de cabello, contracturas musculares, amenorrea, insomnio, ansiedad, irritabilidad e incluso depresión. Se basa sobre todo en el consumo de vegetales, limitando mucho el consumo de carne (proteínas) y de legumbres, arroces y patatas (hidratos de carbono). Por ello se trata de una dieta desequilibrada que conlleva un grave riesgo para la salud.

– Dietas pobres en hidratos de carbono y ricas en grasas.

Estas dietas están basadas en la ingesta de alimentos ricos en proteínas y grasas a la vez que limitan los alimentos ricos en hidratos de carbono y fibra. Por ello se recomienda tomar carne, embutidos, quesos, huevos, mantequilla, etc…, todos ellos alimentos grasos y se desecha la idea de consumir pastas y arroces. Este desequilibrio provoca afecciones cardiovasculares, mareos y fatiga, riesgo de deshidratación, tasas elevadas de colesterol, triglicéridos y ácido úrico, además de favorecer el estreñimiento debido a la falta de fibra.

Dietas ricas en hidratos de carbono

Se caracterizan por un consumo abundante de alimentos ricos en hidratos de carbono mientras que limitan los alimentos proteicos y grasos. La consecuencia de una dieta de este tipo es un aporte insuficiente de ácidos grasos esenciales, vitaminas liposolubles y proteínas, además de un exceso de fibra que provoca falta de absorción de sales minerales y puede provocar trastornos intestinales como diarreas, cólicos abdominales y flatulencia. En esta dieta abundan alimentos como arroz y pasta mientras que limitan el consumo de carne y lácteos.

– “Monodietas”

Se basan en la ingesta de un alimento concreto que es el que le da nombre a la dieta (dieta de la alcachofa, de la piña, etc…). El gran peligro de estas dietas es la ruptura que produce con el ritmo alimentario normal y que desemboca en trastornos gástricos e incluso psíquicos. Además son dietas sin base científica que atribuyen efectos excepcionales a los alimentos basados en creencias y mitos. Esta dieta no aporta las cantidades necesarias de vitaminas, proteínas y minerales y resultan altamente peligrosa para la salud.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.