Ponte en forma a tu aire

Hablábamos en este post sobre las claves a tener en cuenta cuando vamos a elegir centro deportivo donde ponernos en forma. Desde luego, esta es una de las mejores opciones cuando se trata de perder esos kilillos que nos traen por la calle de la amargura y mejorar nuestra forma física, pero no la única.

Puede que no encuentres un centro adecuado cerca de tu casa o centro de trabajo, o que la carga económica sea superior a lo que te puedes permitir, o que te agobie la idea de practicar ejercicio en un lugar a cubierto, o que simplemente prefieras seguir tus propias rutinas.

En cualquiera de los casos debes saber que existen multitud de alternativas al gimnasio que te permitirán cultivar cuerpo y mente de una forma saludable y divertida.

Una pareja practicando running

La práctica del running tiene multitud de ventajas

Running

Correr, o caminar a paso ligero, es una de las actividades deportivas más saludables, y fáciles de practicar, que puedes encontrar. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta algunas precauciones:

  • Elige con cuidado tu vestimenta y calzado: no salgas a correr con cualquier zapatilla deportiva que encuentres por casa. Procura que estén diseñadas específicamente para este tipo de ejercicio, que sean cómodas y que sujeten adecuadamente el pie. Asimismo, la ropa que utilices deberá ser cómoda y transpirable.
  • Adapta la intensidad del ejercicio a tu estado de forma: no pretendas estar corriendo una hora el primer día. Lo único que conseguirás es no poder moverte al día siguiente. Empieza con suavidad y adapta gradualmente el esfuerzo a tus condiciones físicas.
  • No olvides el calentamiento, tanto antes como después del esfuerzo. Te ayudará a preparar tus músculos y minimizará el riesgo de lesiones.

Montar en bicicleta

Un ejercicio adecuado a todas las edades y estados de forma, sano, completo y divertido. Pero no olvides que también aquí debes seguir unas pocas pautas para que la experiencia sea satisfactoria y no acuses lesiones o caídas de gravedad:

  • Elige una bicicleta adecuada a tu estatura y al terreno por el que vas a pedalear: no es lo mismo practicar por carretera que en el campo. Tómate tu tiempo y valora distintas opciones antes de decidirte.
  • Regula la bicicleta para adaptarla a ti: altura de manillar, altura de sillín… procura que la postura final sea lo más cómoda para ti y que puedas variarla cada vez que lo necesites.
  • Si te resulta incómodo el sillín, existen unas fundas acolchadas especiales que amortiguan el impacto: no dudes en añadirlas a tu bicicleta.

Ejercicios en casa

En Internet puedes encontrar cientos de vídeos para practicar cualquier modalidad de ejercicio en casa: fitness, zumba, cardio…

Prepárate tu propio programa de ejercicios en casa y practícalos con regularidad (al menos 2-3 veces por semana) para notar resultados.

Es importante que elijas una rutina que se adapte a tus condiciones físicas y estilo de vida, para que la práctica deportiva se convierta en un placer y no en una obligación.

Y tú, ¿nos cuentas cuáles son tus rutinas de ejercicio “a tu aire”?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.