Sol, ¿aliado o enemigo?

 

Con este tiempo ya vamos pensando en las primeras exposiciones al sol pero ¿está nuestra piel preparada? Las primeras veces del año que pisamos la playa, solemos volver a casa con la piel enrojecida y reseca, y acabamos recurriendo a diferentes cremas para contrarrestar estos efectos.

Pero, ¿Cómo podemos hacer que el sol pase de ser nuestro enemigo a convertirse en un aliado?

Para empezar, siguiendo unos hábitos de nutrición que nos ayuden a cuidar nuestra piel de la exposición solar.

En primer lugar es importante mantener una buena hidratación, bebiendo al menos 2 litros diarios de agua. El segundo paso es seguir una dieta equilibrada, completa y rica en vegetales que contengan carotenos, que nos ayudarán a mantener  la elasticidad de la piel, evitar la sequedad y además poseen cualidades antioxidantes. Podrás distinguir estos alimentos por su pigmentación amarilla, verde, naranja o roja, por ejemplo:

–      zanahoria

–      Espinaca

–      Acelga

–      Calabaza

–      Tomate

–      Sandía

–      Espárragos

–      Berros

–      Melocotón

–      Albaricoques

Ya conocemos los alimentos que preparan nuestra piel ante la influencia negativa del sol, pero ¡ojo! no olvidéis otros factores como las cremas de protección solar (que deben ser diferentes según cada persona y su tipo de piel), las gafas de sol, los sombreros o gorras y sobre todo, evitar la exposición solar durante las horas más dañinas.

Mañana os propondremos una receta fácil y de temporada rica en carotenos: gazpacho de sandía. Mientras tanto un consejo: disfrutar del sol con moderación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.