Recetas con superalimentos

Superalimentos para incorporar a tu dieta

Los denominados superalimentos por concentrar múltiples propiedades nutritivas y energéticas son la fórmula ideal para darle un giro a tu dieta y hacerla más completa con poco esfuerzo. Introduce en tu menú productos como la quinoa, la cúrcuma, el kale o en jengibre y comprueba los beneficios que pueden aportar a tu día a día. ¡Te contamos más sobre ellos!

La quinoa es un superalimento

Quinoa en ensalada

  • Quinoa. Originario de los Andes, la quinoa pertenece a la misma familia que la remolacha o las espinacas. Destaca por su gran aporte de vitaminas, minerales, especialmente hierro, y proteínas. Su alto contenido en fósforo, calcio, magnesio y potasio, así como en vitaminas del grupo B, C y E, la hacen un alimento muy atractivo, que puedes disfrutar en ensaladas, croquetas, hamburguesas, sopas o lasañas. Además, no contiene gluten y su índice glucémico es muy bajo, por lo que puede ser consumida por personas con diabetes.
  • Kale. Es la col rizada de toda la vida o berza, caracterizada por su alto contenido en hierro, tan importante para potenciar el crecimiento celular y la reconstrucción de los tejidos. Junto a ello, es una gran fuente de minerales como el magnesio, manganeso, fósforo y potasio. Además aporta una gran cantidad de calcio y cuenta con otras propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas. Por otro lado, la fibra que contiene actúa como saciante, por lo que no puedes dejarla de lado en tu dieta. La puedes comer cruda en ensaladas, como ingrediente en un sandwich, sopas, batidos o chips.
  • Cúrcuma. Esta deliciosa especia de la familia del jengibre, muy usada en la cocina hindú destaca por su gran poder antiinflamatorio, así como por su efecto depurador del hígado. Asimismo, puede ser de gran ayuda para las digestiones pesadas  o la acidez y su consumo es recomendado para personas que padecen  de colesterol o triglicéridos altos. ¿Cómo puedes usarla? En salsas, aderezos, ensaladas, tés, sopas, jugos o adobo para carnes o pescados.
  • Jengibre. Otra especia de gran poder beneficioso en el organismo que se usa habitualmente para tratar problemas digestivos e intestinales y sirve como antibiótico natural. Además, es un buen aliado para favorecer la circulación sanguínea y prevenir enfermedades del corazón; y es muy útil para aliviar los síntomas del resfriado y la gripe como fiebre y dolores articulares. Tómalo en smoothies, tés y limonadas, por ejemplo.
  • Bimi. El bimi es una hortaliza similar al brócoli que también puedes incorporar a tu dieta por sus interesantes propiedades, como su alto contenido en vitamina C y A, así como ácido fólico y antioxidantes. Entre sus propiedades se cuentan su efecto antiinflamatorio y preventivo del cáncer y enfermedades cardiovasculares. Además, según un estudio realizado por la Universidad Politécnica de Cartagena ontiene un 60% más de compuestos bioactivos que el brócoli. Pruébalo en sopas, pasta, risottos o ensaladas, pero recuerda que al cocerlo pierde gran parte de sus beneficios. En esta enlace, encontraras varias recetas de bami para elegir.
  • Chía. Las semillas de chía sobresalen por su aporte de omega-3 y fibra, lo que la convierte en una importante fuente de energía que además ayuda a hacer la digestión y reducir el colesterol. Son ricas en antioxidantes, grandes aliadas contra el envejecimiento y el cáncer; pero
    Propiedades de los superalimentos

    Stevia como edulcorante

    una de sus cualidades más sobresalientes es que ayudan a perder peso debido al efecto saciante de la fibra, la proteína y los ácidos grasos omega-3. Puedes consumirla de manera natural, ayudado por agua, zumos, batidos o añadiendo cucharadas de estas semillas en tus ensaladas, cereales o postres.

  • Stevia. A pesar de tres tres veces más dulce que el azúcar, apenas tiene calorías y ayuda a evitar la caries dental. Si con esto no es suficiente, también podemos decirte que tiene un impacto glucémico insignificante, por lo que es recomendable para los diabéticos, y ayuda a hacer la digestión. Simplemente, sustitúyela por el azúcar en tus recetas.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.