conservar correctamente el queso

Cómo conservar correctamente el queso en casa para que dure más

conservar correctamente el queso

¿El queso se te echa a perder con frecuencia? Si eres amante de los quesos, es probable que acumules varios tipos en casa y que alguno se estropee sin que te des cuenta. Para evitarlo, debes conocer los distintos métodos que hay para conservar correctamente el queso en casa y que así te dure más.

Factores como la temperatura y el tipo de queso pueden influir a la hora de conservar correctamente el queso. Sea como sea, cuando vengas a Supermercados MAS por tus quesos andaluces o quesos europeos, te ayudará a conservarlos colocarlo en el lugar correcto de la nevera, protegerlo con el envoltorio adecuado o quitarle el moho de manera correcta.

Para disfrutar de tu queso en todo su sabor, recuerda que, si lo conservas en la nevera, es aconsejable que, antes de comerlo, lo saques de la nevera una media hora para atemperarlo. Cuanto más dura sea la pasta del queso o mayor tamaño tenga, más tiempo necesitarás para atemperarlo.

Y si tienes por ahí sobras de queso que no vas a consumir ¡No los tires! Sácales partido con alguna de estas recetas para aprovechar restos de queso.

La temperatura ideal

Una de los mandamientos básicos para conservar correctamente el queso es mantenerlo a una temperatura óptima. Ocurre que, ante el calor, este suda y pierde parte de su grasa natural, lo que puede modificar su sabor y textura.

Por norma general, el queso hay que guardarlo en un lugar fresco, a una temperatura que se sitúa, a grandes rasgos, entre los 4 y los 12 grados. A partir de ahí, la temperatura ideal varía dependiendo del tipo de queso.

Los de pasta blanda (camembert, brie, gorgonzola), se conservan mejor a temperaturas más bajas, los 4 – 8 grados, por ello es mejor colocarlos en la parte superior de la nevera. Por su parte, para los de pasta más dura (manchego, parmesano), vale con una temperatura entre los 8 – 12 grados, con lo qu pueden ir en estantes medios o incluso en los cajones inferiores.

Papel de cocina para el queso fresco

conservar correctamente el queso

El envoltorio también es importante a la hora de conservar correctamente el queso, ya que tanto el exceso de calor como el frío de la nevera pueden afectarlo. Y para ello, hay varios trucos de los que puedes echar mano.

Para el queso fresco, un remedio muy sencillo es colocarlo encima de un trozo de papel de cocina y guardarlo en un recipiente hermético en la nevera. Así, el papel absorberá el agua del queso fresco y, de este modo, se conservará más tiempo. Para un mejor resultado, cambia el papel todos los días para que el agua acumulada no dañe al queso.

Un paño para los curados y semicurados

quesos autóctonos andaluces

Este truco es bien conocido, y se trata de tapar el queso con un trapo de algodón, limpio y húmedo, o, incluso, de envolverlo por completo. De esta manera, el paño absorberá la humedad del queso y mejorará su conservación.

Si, además, cortas de vez en cuando una lámina exterior de cada lado, alargarás su frescura.

Para el queso tierno, papel de horno

conservar correctamente el queso

Si eres de los que prefiere el queso tierno, entonces, recurre al papel de horno o al encerado de las carnicerías para alargar su vida. Tan sólo tienes que envolver la pieza en este tipo de papel y meterlo en la nevera. No lo pegues demasiado, para que el queso respire.

¡En aceite!

conservar correctamente el queso

La conservación de los alimentos en aceite tiene una larga historia, y también vale para el queso. Para ello, lo mejor es cortar el queso (fresco, tierno o curado) en taquitos, introducirlo en un tarro de cristal y cubrirlos de aceite de oliva virgen extra. También puedes hacerlo con algún aceite aromático para conferirle nuevos matices.

Recipientes herméticos

conservar correctamente el queso

También tienes la opción de conservarlos en recipientes herméticos; eso sí, presta atención a su estado, porque los quesos más blandos pueden fermentar por falta de oxígeno.

Como hemos comentado, es recomendable colocar en el fondo del recipiente un trozo de papel de cocina para que absorba la humedad y aísle los olores.

Combate el moho

conservar correctamente el queso

¿Ha aparecido moho en tu queso? Eso no significa que tengas que tirarlo. Si no ha afectado en exceso a la pieza, intenta retirar la parte afectada, eliminando siempre un poquito más para dejarlo completamente limpio ¡Y sigue disfrutando!

Tiempos de conservación

recetas faciles queso

Tenemos que tener en cuenta que no todos los tipos de queso pueden conservarse el mismo tiempo.

Así, los quesos de menor tamaño, de plasta blanca o poco curados son los que menos tiempo se conservan en buen estado. Refrigerados, entre 1 y 2 semanas máximo.

Los quesos de cabra de tapa prensada duran mucho más, hasta 1 o 2 meses dependiendo de su tamaño.

Por su parte, los quesos de oveja de pasta prensada tienen una vida mucho más larga, pudiendo durar varios meses, más cuanto más dura sea la pasta y más grasa sea la leche con la que se ha elaborado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.