Conservar correctamente la verdura en verano

Cómo conservar correctamente las verduras en verano

La subida de las temperaturas en verano puede comprometer la conservación de los alimentos frescos como las verduras, ya que estas maduran más rápidamente. Nuestro primer impulso para evitarlo es guardarlas en la nevera, pero hay muchos otros recursos que nos ayudarán a conservar correctamente las verduras en verano.

En esta época es cuando más alimentos se desperdician, ya que, si no los guardamos de la forma adecuada y seguimos algunas precauciones, los frescos se echan a perder rápidamente. Presta atención a estos consejos que te damos para conservar correctamente las verduras en verano y alarga la vida de los alimentos que compras en tu Supermercados MAS.

¿A la nevera?

conservar correctamente la verdura en verano

No siempre es la nevera la opción más adecuada. Como hace calor, pensamos que lo mejor para conservar correctamente las verduras en verano es enfriarlas en la nevera, pero la verdad es que depende del caso.

Hay verdura que se puede guardar sin problema a temperatura ambiente, por ejemplo, en un frutero, como el tomate, los cítricos, la col, la coliflor o la lombarda. Otra, como los ajos, las cebollas, las patatas y los boniatos, requieren de un lugar de conservación fresco y oscuro. Y luego tenemos los puerros, espárragos o hinojo, que se conservan mejor si los introduces en un tarro con agua.

En la nevera, podemos guardar las judías verdes, las berenjenas o los pepinos. Igualmente, las verduras de hoja aguantan más en el frigorífico, como las acelgas o el brócoli.

Evita las bolsas de plástico

Conservar las verduras correctamente en verano

No es sólo por cuestiones de sostenibilidad, es que las bolsas de plástico hacen que la humedad la nevera se concentre y no permiten la oxigenación de los alimentos, una cuestión clave para su conservación.

Por ello, para conservar correctamente las verduras en verano o en cualquier otra época del año, olvídate de las bolsas de plástico. Saca tus verduras en cuanto llegues a casa y guárdalas en el lugar más adecuado en cada caso.

Lava cuando vayas a consumir

Conservar la verdura correctamente en verano

Por la misma razón, la verdura y la fruta se leva justo antes de consumirse o cocinarse, no antes de guardarla. En el momento de lavarlas, estás aportándoles humedad, lo que acelera su proceso de putrefacción.

Un poco de espacio

Cómo refrigerar las verduras y frutas

No todas las verduras maduran al mismo ritmo y el problema es que si las colocas muy juntas, la maduración de una puede afectar a la de otras. Separa y dales espacio, usando recipientes herméticos para aislar las más delicadas si fuera necesario. Y si ves que alguna pieza se estropea, sepárala del resto rápidamente para que afecte a la demás.

Sí a los recipientes herméticos

conservar correctamente el queso

Si descartamos las bolsas de plástico ¿Dónde podemos guardar la verdura aislándola de otros olores? Pues en tarros y tuppers, pues estos recipientes herméticos ayudan a que se mantengan en buenas condiciones durante más tiempo.

Sobre todo, son muy útiles para aquellas verduras a las que les viene bien la nevera, pero no la humedad, como es el caso de los pepinos, las berenjenas o las judías verdes, especialmente si introduces dentro un papel absorbente.

¿Puedo congelar?

Cóngela frutas, verduras y carnes
Cómo congelar alimentos frescos

¡Claro que sí! Con algunas excepciones, casi toda la verdura y la fruta se puede congelar ¡Es una excelente manera de alargar la vida de los alimentos! Además, en el caso de la verdura te vendrá de maravilla para preparar sofritos, cortando y congelando pimiento o cebolla.

Existe la posibilidad de que congeles las verduras frescas o ya cocinadas, como es el caso del calabacín o la berenjena ¡Y así ahorras tiempo para la próxima vez!

¡No tires! Aprovecha

Smoothies sorprendentes
Las vitaminas de la fruta y la verdura, en batido

Si, a pesar de todas las precauciones ves que alguna pieza de verdura se ha estropeado evita el impulso de tirarla. Piensa, antes, si puedes aprovecharla en alguna receta que no requiera que esté tan entera.

Hablamos por ejemplo de sofritos, salsas, gazpacho, cremas de verduras o incluso smoothies de frutas y verduras. Los encurtidos también son una buena opción, incluso alguna confitura o mermelada ¡Hay muchas opciones!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.