Cuidar tu cuerpo después de tomar el sol

Cómo cuidar tu cuerpo después de tomar el sol

¿Sabes cómo cuidar tu cuerpo después de tomar el sol? La protección de los efectos nocivos del sol no termina cuando aplicamos la protección solar adecuada, sino que continúa después, tratando nuestra piel y cabello con productos que nos ayuden a calmar, reparar y mantenernos saludables.

Los baños solares tomados con moderación y protección no tienen por qué ser perjudiciales. El sol nos ayuda sintetizar la vitamina D que necesitamos, nos recarga la pilas y mejora nuestro estado de ánimo ¡Y también nos broncea! Sin embargo, el bronceado surge como mecanismo de defensa de nuestra piel ante la exposición solar, que puede provocar pérdida de elasticidad, falta de hidratación y la aparición de manchas y arrugas.

Por ello, al igual que es fundamental proteger nuestra piel durante los baños solares, también es muy importante cuidar tu cuerpo después de tomar el sol para reparar los posibles daños que haya podido sufrir. Con algunos sencillos tips para tratar piel, rostro y cabello tras la exposición solar conseguirás un aspecto saludable y radiante.

Hidrata tu piel después de tomar el sol

Aloe vera para cuidar ti piel después de tomar el sol

Después de tomar el sol, notarás que tu piel se queda seca y tirante. Ello es porque ha perdido su nivel óptimo de hidratación y elasticidad. Sin embargo, si le aplicas un tratamiento reparador notarás en seguida cómo se va recuperando. Para ello, puede servirte la gama de productos post solares que te ofrecemos en Supermercados MAS o bien puedes elaborar tu propia fórmula de manera casera.

Si te decides por lo segundo, puedes probar a:

  • Aplicar aceites naturales como el de caléndula, indicado para regenerar la piel tras quemaduras; el de coco si tienes la piel muy seca; el de aguacate o almendras, que nutren y suaviza la piel o el de lavanda o geranio para tonificar. Una manera muy fácil de hacerlo es mezclar el aceite esencial con tu crema hidratante corporal habitual.
  • El aloe vera es uno de tus grandes aliados para cuidar tu piel después de tomar el sol. Puedes usarla en gel o incluso, si tienes una planta en casa, cortando las hojas más carnosas, extraer su gel y aplicarlo directamente sobre la piel.
  • Los lácteos también aportan hidratación a la piel, aumentando la humedad y potenciando el brillo y la elasticidad. Puedes elaborar una crema casera mezclando unos yogures con un poco de miel y aplicarlo por toda la piel.
  • La exfoliación también es muy importante, ya que con ella eliminamos las células muertas de la piel y favorecemos su regeneración. Es recomendable exfoliar la piel una vez a la semana, con la ayuda de productos comerciales especialmente indicados para ello o elaborando tus propios exfoliantes caseros con ingredientes naturales como los que puedes encontrar en el enlace.
  • También puedes mejorar tu hidratación tomando alimentos ricos en agua y antioxidantes, como, por ejemplo, frutas, hortalizas y verduras. El mango, la sandía, los frutos rojos, el pescado azul, el pepino o las endibias, pueden ayudarte a mantener tu piel sana y radiante. Si quieres saber qué 10 alimentos te ayudarán a tener una piel sana en verano, sigue el enlace.

Cuida tu cabello

Mascarillas caseras para el cabello

Nuestro cabello también sufre ante las exposiciones solares prolongadas. Si no vas a protegerlo con un pañuelo o gorro, es aconsejable que también apliques algún tipo de protector para el cuero cabelludo y que, después de la exposición solar, lo nutras y repares de las radiaciones nocivas.

Además de los productos específicos que existen para ello, tienes la opción de preparar mascarillas caseras para hidratar tu pelo en verano. Los ingredientes básicos son el huevo, la miel, el aguacate, la leche o el aceite de oliva.

Prueba, por ejemplo, con aceite de coco y aguacate. Aplica sobre las puntas dejar actuar unos minutos y luego lava tu cabello con normalidad. Otra buena fórmula la tienes mezclando leche, limón y miel, muy recomendado para el pelo graso por el poder astringente de limón; o yogur y avena para el pelo castigado. Y si quieres revitalizarlo, prueba con una mascarilla de plátano triturado y miel.

Si ves que tu pelo se ha quedado muy débil, prueba con esta mascarilla sencilla, a base de huevo y aceite de oliva. En el enlace te contamos cómo prepararla y te sugerimos otras mascarillas caseras para cuidar tu cabello.

Bálsamo reparador para labios

Bálsamo de labios casero

Los labios también sufren con las altas temperaturas, la humedad y la sal del mar. Cuídalo con protectores labiales durante la exposición al sol y repáralos luego con un bálsamo casero elaborado con cera de abejas y aceite de oliva. Pon 1 cucharada de cera de abeja y 3 cucharadas de aceite de oliva al baño maría, esperamos a que se derrita y lo introducimos en un tarrito. Cuando se enfríe, podrás usarlo para los labios y también para manos y pies secos.

Mantén el bronceado de forma natural

Hidrata tu piel para mantener el bronceado
Hidrata tu piel para mantener el bronceado

Cuidar tu cuerpo después de tomar el sol es la mejor manera de prolongar el bronceado de manera saludable. Las crema y bálsamos hidratantes y reparadores te ayudan a mantenerte moreno, ya que, cuanto más seca esté la piel, más rápido se pierde.

Un truco para alargar el bronceado es mezclar tu crema hidratante habitual con una parte de autobronceador. También puedes añadir a tu baño una infusión con bolsitas de té negro diluido en agua, que actúa como autobronceador natural.

Y, para empezar bien desde el principio, incluye en tus menús de verano estos alimentos para potenciar el bronceado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.