helados caseros

¿Cómo hacer helados caseros?

¿Qué sería del verano sin los helados? Aunque podemos comerlos todo el año, es cierto que es en esta estación cuando más apetecen. Un buen helado de frutas, por ejemplo, puede ser muy refrescante y, si apuestas por hacer helados caseros, también saludables.

Hacer helados caseros tiene muchas ventajas, como la controlar que todos los ingredientes son naturales o ajustar su sabor a tu gusto. Y para nada tienen porque ser simples, se pueden emplear muchísimos ingredientes, extras y coberturas. Además, elaborarlos de manera casera no es nada difícil, una vez que hagas dos o tres, les cogerás el truco, ya sean granizados, polos o helados cremosos.

¿Celíacos en casa? No te preocupes, que también puedes hacer helados caseros sin gluten como los que te proponemos en el enlace ¡Helados para todos!

Paso 1: ingredientes para helados caseros

Helados de yogur con edulcorante natural
Helados de yogur sin azúcar

Lo primero para garantizar aun helado casero sabroso es elegir unos buenos ingredientes, mejor si son naturales a partir de alimentos frescos, la especialidad de Supermercados MAS.

Algunos de los ingredientes que puedes emplear para elaborar helados caseros son:

  • Batidos de frutas. De temporada tienes las cerezas, la nectarina, albaricoques, melocotón, arándanos…
  • Zumos de frutas, incluso de frutas con verduras.
  • Leche o leche vegetal (avena, almendra, coco…)
  • Infusiones de sabores.
  • Especias como canela, vainilla, nuez moscada, jengibre… o complementos. como café, menta, albahaca o cualquier hierba fresca o cacao. Este último da mucho juego para preparar helados y otros postres en verano.
  • Nata, cremas lácteas, yogur, incluso crema de queso para dar cremosidad a tu helado.
  • Endulzante, también naturales: miel, sirope de arce, steviea natural, panela, azúcar de coco… Aquí tienes algunos ejemplos de helados caseros sin azúcar.

Además, puedes añadir algunos ingredientes extra para mejora el sabor y que sea más atractivo a la vista:

  • Trocitos o virutas de chocolate.
  • Frutos secos.
  • Frutas deshidratadas.
  • Trozos de fruta natural.
  • Coco rallado.
  • Galleta molida.
  • Cobertura de chocolate, que se solidifica al contacto con el frío del helado.
  • Sirope de frutas.

Paso 2: elaboración

Si es un polo de helado básico elaborado a partir de zumo o batido de frutas, sólo tendrás que verterlo en moldes de silicona y colocar un palito cuando ya lleve un buen rato en congelación para poder agarrarlo para consumirlo. Mira por ejemplo estos polos de melón con chocolate y estos polos de fruta natural.

Si estamos hablando de un granizado que combina varios ingredientes, requerirá que viertas los ingredientes en una batidora, troceando aquellos que sean sólidos de tamaño más grande. Aquí tienes varias ideas de granizados para el verano.

Para preparar el granizado hay distintas variantes, una que consiste en trocear las frutas (con cáscara), congelarlas y triturarlas en la batidora o procesador de alimentos añadiendo endulzante y, si quieres, algo de zumo de frutas. Otra es añadir a la batidora o picadora cubitos de hielo, zumo exprimido de frutas y endulzante. Picamos todo y servimos. También puedes congelar directamente el zumo exprimido y picarlo en la batidora o, finalmente, llevar tu mezcla al congelador.

En el caso de los helados cremosos, igualmente tendremos que batir todos los ingredientes, añadiendo nata, crema de leche o yogur para darle esa cremosidad que tanto nos gusta, como en este helado de nectarinas y yogur. Acuérdate de añadir los extras una vez tengas tu mezcla hecha.  

Paso 3: congelación

Postres fáciles con cacao
Helado con cacao

A la hora de congelar, la mayor particularidad la tienen los helados cremosos. Para conseguir la textura ideal, tienes que sacar varias veces el helado del congelador y remover para romper los cristales de hielo que se forman. También tienes la opción de emplear una máquina heladera, que se encarga de remover por sí misma durante el proceso de congelación.

En cuanto a los granizados, si llevamos el líquido o puré al congelador, también hemos de ir sacando también la mezcla cada media hora y remover para romper los cristales más grandes. La meta es conseguir una textura de escamas de hielo.

En el caso de los polos, es importante dejarlos en el congelador unas 3 – 4 horas como mínimo. Si has utilizado ingredientes cremosos, deberán estar unas 5 horas. Cuando los saques, puedes poner el molde bajo agua en el grifo unos segundos. Así saldrán más fácilmente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.