Trucos para averiguar si el marisco fresco

Cómo saber si el marisco está fresco

¿Te preocupa saber si el marisco al que le has echado el ojo para Navidad está realmente fresco? Hay una serie de características generales que pueden darte pistas sobre su frescura. Luego, cada tipo de marisco tiene sus claves, que también puedes aprender a identificar.

En Supermercados MAS puedes contar con la ayuda de nuestros profesionales, que te informarán de las distintas variedades de marisco para todo los bolsillos que ofrecemos y te asesorarán para que salgas lo más satisfecho posible con tu compra. De todos modos, para que aprendas a manejarte por ti mismo, te ofrecemos una guía básica para qué aprendas a distinguir si el marisco está fresco.

Cómo saber si el marisco es fresco

Claves para identificar el marisco fresco

  1. Están vivos. Parece una obviedad, pero los mariscos frescos son los que se encuentran vivos. ¿Y cómo saber si están vivos? Pregunta a tu pescadero por el marisco vivo disponible en la pescadería. En el caso de los crustáceos, se puede averiguar fácilmente si cuando se sumergen en agua salada se reaniman.
  2. Olor a mar. El marisco fresco desprende olor a mar, pero un olor agradable, nada de un olor fuerte y molesto. Si es así, el marisco seguramente se encuentre en mal estado o haya sido mal conservado.
  3. Gambas y langostinos. En los crustáceos (mariscos con patas) la clave está en la cabeza: debe de tener un aspecto translúcido. El resto del cuerpo debe tener buen color y no presentar manchas oscuras. La carne siempre firme, con un caparazón brillante, suave y resistente.

    Maridaje vino y ostras

    Vino con ostras

  4. Mejillones, almejas o berberechos. Muy importante: la concha tiene que estar cerrada y debe abrirse mientras se estén cocinando. Pueden estar ligeramente abiertos, pero si los aprietas un poco, se cerrarán institivamente. El líquido que guardan dentro debe ser de color claro, abundante y con buen olor a mar.
  5. Pulpo, sepia y calamares. En este caso, fíjate que su carne sea firme y de color blanca o rosada clara, ligeramente brillante. También debe estar húmedo y ser resbaladizo al tacto. Más trucos: mira que los ojos estén brillantes y que las ventosas no se desprendan.
  6. Conservación del marisco fresco. Lo mejor es consumir el marisco fresco el mismo día que los compres. Si sobra algo o son para el día siguiente refrigéralos bien y no los guardes junto con otros alimentos que pueden fermentar, como las verduras.
  7. Cómo cocer el marisco. Tan importante como la calidad del marisco es la manera de cocerlo. Si quieres sacarle todo el partido a tu marisco esta Navidad debes prepararlo con su punto de sal, respetando los tiempos y siguiendo una serie de pasos concretos. Te contamos paso a paso cómo cocer el marisco para que quede perfecto.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.