Beneficios del jengibre y la curcuma

¿Conoces los beneficios del jengibre y la cúrcuma en tu alimentación?

Son de la misma familia y ambos tienen en común ser considerados súperalimentos, pero no son los mismo. En general, de entre sus principios activos destacan sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, pero tienen muchas más ¿Quieres conocer los beneficios del jengibre y la cúrcuma en tu alimentación?

Porque además de darle un sabor increíble a platos y bebidas, ambas sobresalen por sus propiedades medicinales. La cúrcuma y el jengibre pueden tomarse en infusiones, limonadas refrescantes, cócteles, batidos o añadirse a recetas de pescado, carne, tartas o helados. Este otoño e invierno, no pueden faltar en tu cesta de la compra si quieres prevenir los resfriados y enfermedades habituales de estas estaciones.

¡Ven a por estos súperalimentos a Supermercados MAS y empieza a disfrutar de los beneficios del jengibre y la cúrcuma en tu alimentación!

Beneficios del jengibre

Beneficios del jengibre y la cúrcuma

Sólo su curiosa forma llama ya la atención hacia esta raíz que proviene del subcontinente indio. El jengibre tiene interesantes nutrientes y vitaminas. En él podemos encontrar vitamina C, magnesio, potasio, zinc e hierro entre otros. En un 79% está compuesto por agua, mientras que contiene un 18% de carbohidratos y un 2% de proteínas ¡Vamos a descubrir los beneficios del jengibre en nuestra alimentación!

  • Potencia nuestro sistema inmunológico, gracias a un componente llamado gingerol, que le da su sabor picante. Este sirve para reducir los síntomas del catarro y de la infección de garganta ¡Y es un gran descongestionante nasal! Tómalo en infusión y verás como te despeja.
  • El jengibre es muy beneficioso para nuestro sistema digestivo. Su consumo facilita la digestión, favorece la absorción de nutrientes y elimina toxinas. También es adecuado para embarazadas porque previene las nauseas matinales.
  • Ayuda a prevenir enfermedades cardíacas. Esto se debe a que reduce la tensión arterial y que contribuye a disminuir los ns de grasas en la sangre y reducir el colesterol.
  • Es un poderoso antiinflamatorio. Es capaz de reducir significativamente la inflamación de articulaciones y el dolor derivado, especialmente en casos de reumatismo y artritis.
  • Repara la piel. Aplicado directamente sobre ella puede estimular el colágeno y cicatrizar heridas. Además, es útil para hacer desaparecer manchas y combatir el acné.

Propiedades de la cúrcuma

Beneficios del jengibre y la curcuma

Conocida por su sabor suave, ligeramente amargo, y un intenso color dorado, la cúrcuma se usa tanto en la cocina, especialmente en la elaboración de curry, mostaza y quesos; como de colorante para la ropa. Incorporada a sopas, salsas, arroz, huevos, ensaladas y pescados, le confiere un sabor singular.

Se cultiva a lo largo de toda la India y en algunas partes de Asia y África. El gran potencial médico de la cúrcuma se encuentra en su componente más importante: un pigmento amarillo denominado curcumina, que tiene una gran cantidad de aplicaciones médicas. Además, también es habitual su aplicación directa sobre la piel para el tratamiento de eczemas y otras dolencias cutáneas ¡Veamos cuáles son sus beneficios en la alimentación!

  • Propiedades antiinflamatorias. Varios estudios concluyen que la cúrcuma reduce la inflamación, pudiendo reducir el agravamiento de los dolores provocados por la artritis.
  • Cúrcuma como analgésico. La especia también tiene fama de aliviar el dolor, funcionando de forma parecida al ibuprofeno en algunas dolencias.
  • Cuida la salud del hígado. Debido a su capacidad antioxidante, ayuda a evitar que las toxinas dañen el hígado. Esto resulta interesante para personas con diabetes que toman medicación susceptible de dañar el hígado en tratamientos prolongados.
  • Mejora la digestión. La cúrcuma puede ayudar con la inflamación intestinal y la permeabilidad intestinal, dos medidas de eficiencia digestiva.
  • Prevención del cáncer. Según varios estudios, el consumo de jengibre puede ayudar a prevenir el desarrollo de enfermedades cancerosas. Además, hay investigaciones que aconsejan tomar curcumina durante los tratamientos de quimioterapia y radioterapia.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.