Beneficios del caqui

Consejos para comprar el caqui en su punto y trucos para sacarle el máximo provecho

Dentro de nuestro Mes de los Frescos, hoy seleccionamos una fruta de magnífico sabor cuya temporada se extiende de octubre a diciembre: el caqui. Es una fruta exótica, proveniente de Asia, que todavía resulta un poco desconocida, lo que hace que, en ocasiones, no sepamos comprar el caqui en su punto. ¿Quieres aprender a reconocer el caqui perfecto?

También conocido como ‘palosanto’ porque está disponible en la festividad de todos los Santos, el consumo de caqui es muy recomendable, ya que aporta grandes cantidades de vitamina C, provitamina A, fructosa y fibras solubles, así como minerales como el potasio, hierro, magnesio y calcio. Comerlo te ayudará a mejorar tu visión, además del crecimiento y desarrollo de los huesos y el tránsito intestinal ¡Y es antioxidante!

Cómo comprar el caqui en su punto
Caqui, fruta de otoño

Tips para comprar el caqui en su punto

El caqui se consume bien maduro, ya que así se abre con más facilidad y se puede comer su pulpa incluso con cuchara. Sigue estos consejos para elegir las piezas más adecuadas en el supermercado o frutería.

  • Con casquete y tallo. Evita las piezas de color verde y compra las que están intactas y aún conserven su casquete y tallo, para asegurar la integridad de la fruta.
  • ¿Maduros o verdes? Si los vas a consumir en el día o muy pronto, cómpralos bien maduros, que es como están más buenos. Si su consumo no es inmediato, escógelos un poco verdes. Los puedes comprar a temperatura ambiente para que completen su maduración o acelerar su proceso metiéndolos en una bolsa de papel.
  • De color naranja. Presta atención a su color: el caqui estará maduro cuando toda su cáscara tenga un color naranja brillante y homogéneo. La piel debe ser lisa, sin marcas, aunque a veces presenta manchas oscuras en torno a la parte donde se sujeta del árbol
  • Presiona suavemente. Para saber si está maduro, presiona al caqui con suavidad: se debe hundir un poco el dedo, pero no demasiado.

Cómo sacarle el máximo provecho al caqui

Los caquis con una fruta de fácil consumo, que puedes comer sola una vez que ha alcanzado su punto ideal de maduración, cuando resulta muy sabrosa o bien emplearla en la elaboración de postres, batidos, bebidas, helados o mermeladas.

Cómo cocinar con caqui
  • Conserva a temperatura ambiente. Si quieres comerlas frescas sin más añadidos, conviene conservar a temperatura ambiente, para que así sigan su proceso de maduración natural y resulten más sabrosas ¡En su punto no necesitan más!
  • Una vez maduro, a la nevera. Una vez que el caqui ha alcanzado su punto óptimo de maduración, se ha de conservar en el refrigerador hasta el momento de su consumo, que debe ser lo antes posible.
  • Congela. Puedes congelar los caquis enteros. Si sólo quieres congelar su pulpa, agrega unas gotas de limón para evitar que cambie de color.
  • Aprovéchalo en recetas como estas. Si se pasa un poco y no lo puedes consumir fresco, aprovéchalos en postres, mermeladas o panes. Te encantará en recetas como este flan de caqui y cacao o en unas natillas de chocolate y caqui. Si quieres más ideas, no dejes de leer estas recetas sorprendentes con kaki.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.