diferencias entre la blanca roja y la carne blanca

Diferencias entre carne roja y carne blanca y cuánta debemos comer

La carne cumple una función muy importante dentro de una dieta saludable y variada. Según nos recuerda la Fundación Española del Corazón, es una buena fuente de vitaminas, en especial B12, ricas en hierro, potasio, fósforo y, algo fundamental, aporta una gran cantidad de proteínas de alto valor biológico, es decir, que contiene todos los aminoácidos esenciales. Pero ¿todos los tipos de carne son igual de saludables? ¿Hay diferencias entre la carne roja y la carne blanca?

Ambas tienen su lugar en una dieta equilibrada, por lo que el secreto está en consumirla de forma equilibrada, no excediendo la cantidad, tipo de carne e incluso formas de cocinarla. Con carne roja, nos referimos a las de vacuno, buey, caballo, de caza o incluso vísceras; mientras que, si hablamos de carne blanca, lo hacemos de pollo, pavo o conejo de granja. Otras carnes como el cordero o el cerdo pueden variar dependiendo de la edad del animal o la parte del cuerpo.

Como recomendaciones generales, podemos decir que conviene consumir unas 3 – 4 raciones de carne y ave a la semana, alternando su consumo; apostar por métodos de cocción que no incorporen más grasas, como hervidas, a la plancha o a la parrilla; y evitar las carnes procesadas.

¡Vamos a ver esas diferencias entre la carne roja y la carne blanca!

¿Cuál es más nutritiva?

Beneficios de las carnes blancas
Pavo fresco

Ambos tipos, la roja y la blanca contienen una cantidad muy importante de nutrientes, pero, a grandes rasgos, se considera más saludable la carne blanca por contener menos grasas y menos purinas.

En función de su origen y crianza, las carnes rojas pueden llegar a contener entre un 15 y un 25% de proteínas. Concretamente, la ternera tiene 19 gr por cada 100 gr de proteínas y el cordero 17 gr. Además, contiene un mayor porcentaje de minerales, como el zinc, el potasio y el fósforo. Y también aportan vitaminas del grupo B.

Por su parte, en las carnes blancas, la cantidad de las proteínas es la misma o incluso más. Es el caso de la carne de conejo, la que más proteínas presenta, con 22 gr por cada 100 gr. Le sigue el pollo deshuesado, con 20,5 gr por cada 100 gr. También tienen vitamina B y potasio, zinc, yodo y fósforo.

Cuestión de hierro

Carne a la brasa
Carne de ternera

A favor de las carnes rojas, podemos decir que tiene mayor cantidad de hierro que las blancas, un mineral imprescindible para el buen rendimiento físico y mental. Además, es un hierro de fácil absorción, por lo que, si tienes un problema de anemia, las carnes rojas deben estar en tu dieta.

Por contenido en hierro, entre los productos de origen animal destacan primero las vísceras, entre las que destacan el hígado de cerdo, el de vaca y el de ternera, con entre 5 y 10 mg de este nutriente por cada 100 gr.

Inmediatamente después, están las carnes rojas, sobre todo, la ternera y el cordero, con una media de 3 mg de hierro por cada 100 gr. Otra opción es la carne de pato, que aporta unos 2,5 gr de hierro por cada 100 y, luego, el cerdo, con casi 2 mg por cada 100 gr.

El conejo, el pavo y el pollo tienen proporciones inferiores, normalmente entre 1 y 1,5 mg de este mineral por cada 100 gr.

¿Cuál tiene más grasa?

Características de la carne ibérica
La carne ibérica de cerdo, un sabor único

Esta es otra de las principales diferencias entre la carne roja y la carne blanca. La carne blanca tiene menos grasa y, por tanto, resulta más digestiva. Es por ello que es la que se utilizan en dietas blandas o en la alimentación infantil.

No obstante, la mayor cantidad de grasa que contienen las carnes rojas, hacen que estas tengan más sabor y sean más jugosas que las blancas. Podemos decir que las más grasas son el cerdo (25 gr por cada 100 gr), el cordero (19 gr/100 gr) y la ternera (11 gr/100 gr).

Para evitar el exceso de grasa, mejor comprar cortes magros (en el caso del cerdo, por ejemplo, solomillo mejor que secreto) y no procesados. Es decir, se prefieren las piezas enteras como un solomillo o un filete que carne picada, que puede llevar más grasa.

La edad también influye en el contenido en grasa. Las carnes más jóvenes tienen más agua y menos grasa que una adulta.

¿Cuánta carne debemos consumir a la semana?

Conservar la carne fresca
Raciones de carne a la semana

En general, resulta aconsejable priorizar el consumo de carne blanca sobre el de carne roja, tomando, en general, 3 o 4 raciones a la semana.

Por un lado, las carnes blancas o magras deben ser consumidas regularmente, entre 3 y 4 veces a la semana, preferiblemente de pollo y conejo.

Por otro, la carne roja no hay que por qué consumirla todas las semanas, con 3 o 4 veces al mes es suficiente, no superando las raciones de 100 – 125 gr. Si necesitamos un aporte especial de hierro, podemos recurrir a otras fuentes alternativas de hierro como el marisco, moluscos, cereales y verduras.

Formas de cocinar la carne roja y la carne blanca

Recetas saludables para después del verano
Salteado de carne con verduras

En general, se recomienda evitar las formas de cocinar las carnes que aporten más grasas, como la fritura o la cocción con salsas muy contundentes. En cambio, el asado, la cocción lenta, al horno o a la plancha son las maneras más saludables de cocinar la carne.

En cuanto a la carne roja, es muy importante que esté bien cocinada para evitar intoxicaciones. Ello no significa que tengan que estar muy hechas. Según aconsejan, valdría con que el centro de la carne llegue a los 60 grados centígrados.

Igualmente, las carnes blancas deben estar bien cocinadas, pero requieren menor tiempo para ello. Ten en cuenta que calentar la carne a altas temperaturas durante largos periodos de tiempo puede dar lugar a la formación de compuestos nocivos y a la pérdida de nutrientes. Aquí te dejamos algunas ideas para cocinar la carne blanca.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.