Pavo

Los beneficios de las carnes blancas para la salud y como cocinarlas

Las carnes blancas son de tus mejores aliadas para mantener una alimentación saludable. Entre los principales beneficios de las carnes blancas se encuentran contar con muchas proteínas de buena calidad y ser bajas en grasas saturadas. Así que, sea carne de ave de corral (pollo o pavo) o conejo, no olvides consumirlas de forma habitual para cuidarte y cuidar de los tuyos.

¿Cuántas veces debemos consumirla? Según la Fundación Española del Corazón, es recomendable tomarla en torno a dos o tres veces a la semana en adultos sanos. Para los niños, la Asociación Española de Pediatría recuerda que deben consumir 2 raciones diarias de carne magra, pescado, huevo o legumbres. La versatilidad y los beneficios de las carnes blancas hacen que podamos disfrutarlas de muchas maneras: asadas, a la plancha, en deliciosos guisos o estofadas.

 Beneficios de las carnes blancas

Las carnes, al igual que los pescados y los huevos son fuente de proteínas de alto valor biológico, y también de fósforo, hierro y vitaminas del grupo B, encargadas de proteger el sistema nervioso. Por eso se las asocia con menor riesgo de obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2. Por ello, son ideales para sustituir la fuente de proteínas que es la carne roja, cuyo consumo debe ser ocasional.

Beneficios de las carnes blancas
Pavo fresco

Estas proteínas, además, son de fácil digestión, lo que las hace muy adecuadas para el consumo de los niños o personas que precisen de dietas suaves. Otro de los grandes beneficios de la carne blanca es su bajo contenido en grasas, contiene menos del 10% de grasa por cada 100 gramos, muy inferior a la cantidad de grasa que se encuentra en la carne roja.

Si hablamos del pollo, su carne aporta importantes cantidades de vitamina B3, fundamental para el metabolismo de las grasas y azúcares en el cuerpo y para que nuestras células se mantenga saludables. También contiene minerales como el magnesio, potasio, fósforo y zinc, y es baja en sodio, por lo que la pueden consumir los hipertensos.

En el caso del pavo, este está compuesto en un 75% de agua, por lo que es muy bajo en calorías, sobre todo la pechuga. Destaca por su bajo contenido en colesterol y por su aporte en minerales y en vitaminas, sobre todo del grupo B. Es fuente de zinc, un mineral que aporta grandes beneficios a nuestro organismo. Entre sus beneficios, podemos contar que ayuda a la formación de los huesos y el desarrollo de la vista, el olfato y el gusto.

La carne de conejo apenas aporta hidratos de carbono y, en cambio, sí muchas proteínas de alto valor biológico. Esta carne destaca por su contenido en zinc, magnesio y hierro, claves en funciones básicas como la producción de glóbulos rojo y el mantenimiento del buen equilibrio orgánico. Además se digiere fácilmente, debido a su bajo contenido calórico y sus pequeñas dosis de sodio.

Cómo cocinar las carnes blancas

Ahora que conoces todos los beneficios de las carnes blancas para tu salud, te enseñamos cómo cocinarlas. En general, se recomienda evitar cocinar la carne durante un periodo prolongado y a altas temperaturas o exponerla directamente a las llamas, retirando siempre las partes quemadas de la carne.

  • A la plancha. Con un poco de aceite de oliva y cocinada a fuego lento a la plancha o la brasa, la carne blanca del pollo o el pavo están deliciosas. Es el caso de estas brochetas de pollo a la piña, pechuga de pavo al aceite de limón, filetes de pavo en salsa de kiwi o unos deliciosos filetes de pollo a la brasa con aguacate y soja como la que encontrarás en esta lista de recetas de pollo saludables.
  • En guisos. Como protagonista principal o acompañante en guisos de arroz o verduras, la carne blanca nos da muchas posibilidades guisadas. Prueba, por ejemplo, este plato de jamoncitos de pollo a la jardinera, un delicioso plato de pollo amarillo a la cerveza, o un curry de pollo rojo. Y, por supuesto, la paella de Valencia tradicional, con pollo y conejo.
  • Asada. Asada al horno, la carne blanca se vuelve mucho más saludable. Acompaña de jugos naturales y verduras para elaborar un plato completo. Te sugerimos estas pechugas de pollo a la italiana, con jamón y mozzarella; unos fingers de pollo al horno para los niños; este rollo de pavo relleno con espinacas, jamón, bacon y queso o un suculento conejo al horno con romero y unas verduritas asadas.
  • En escabeche. El pavo también puedes tomarlo en escabeche ¡Está muy rico! Para ello, marca en una sartén con poco aceite los filetes de pavo y reserva. Luego, en una cacerola, fríe con aceite de oliva, 1 cebolla en juliana, ajo y la zanahoria, así como laurel, sal y pimienta. Cuando se cocine un poco, agrega el vinagre y el vino y, finalmente, añade el pavo hasta que se haga y absorba el jugo. 
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.