Merluza sin espinas

¿Qué tipo de pescado es mejor para cocinar sin espinas?

Encontrarnos con una espina es uno de los episodios más temidos a la hora de comer pescado. Sobre todo para los niños. No obstante, puedes ponerle solución eligiendo pescado sin espinas o que apenas tienen y son fáciles de retirar. Afortunadamente, en Supermercados MAS puedes encontrar una gran variedad de ellos: merluza, mero, lenguado, gallo, etc.

Además, siempre puedes recurrir a los congelados, hay todo tipo de pescados, piezas y cortes que evitan las espinas y ya se encuentran limpios y eviscerados. Y tienes la ventaja de guardarlos en el congelador y cocinarlos cuando los necesites, además de ser un buen método para evitar el anisakis. ¡El pescado no puede faltar en tu menú semanal!

Opciones de pescado sin espinas

Prepárate para disfrutar del pescado con tranquilidad y un importante ahorro de tiempo con estos tipos de pescado sin espinas que hemos seleccionado.

Pescado sin espinas
Merluza al horno con pimientos
  • Merluza. Este popular pesado apenas tiene espinas en sus lomos y cola. Lo puedes cocinar en medallones o filetes e incluso preparar directamente los lomos, como en esta deliciosa receta de merluza al ajo negro.
  • Pez mantequilla. También conocido como fletán, sólo tiene una gran espina dorsal, que se separa sin esfuerzo de la carne sin dejar rastro. Es un pescado con un bajo contenido en grasa y con muchas vitaminas. Es el pescado estrella del sushi.
  • Lenguado. Este pescado blanco apenas tiene grasas y proteínas, aunque su carne tiene gran valor biológico. Las espinas, a ambos costados, son muy fáciles de retirar en casa.
  • Bacalao. Fresco o salado, su carne apenas tiene espinas. Para disfrutarlo sin preocupaciones, elige la suprema de bacalao, un corte central que se realiza para evitarlas, muy limpia y jugosa. Otra opción segura y muy barata, es comprarlo y cocinarlo desmigado, como en este bacalao dorado.
  • Tilapia. Este pescado procedente de Asia tiene pocas espinas, sobre todo si lo comes en filetes ya preparados. Su carne es magra, similar a la dorada y están muy ricos empanados.
  • Gallo. El gallo tiene la ventaja de que se filetea muy fácilmente y en la pescadería te lo podemos dejar los lomos limpios listos para freír y empanar, que es como suelen comerse. Es muy suave y gusta mucho a los niños, pues su carne se desmenuza muy rápido. La cabeza y las espinas pueden congelarse para preparar un caldo.
  • Jurel. Los jureles, como los boquerones, apenas tienen espinas y son muy sabrosos gracias a su contenido graso. Lo recomendable es elaborarlo abierto para eliminar su espina central, así las dos partes quedarán limpias. Muy rico también en lomos, sopa de pescado, empanadillas o en conserva en una ensalada.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.