¿Sabías que se podían congelar estos frescos?

¿Este producto fresco se puede congelar? Seguro que te has hecho muchas veces esta pregunta a la hora de conservar verduras, frutas, huevos, marisco leche. Pues la buena noticia es que hay muchos frescos que sí puedes congelar sin que pierdan su sabor, aromas o beneficios.

Eso sí, no cualquier forma de congelar es válida. Te aconsejamos que, a la hora de refrigerar o congelar tus alimentos frescos, tengas en cuanta algunas indicaciones si quieres disfrutar de tus frescos con todas sus propiedades. Pincha en este enlace para conocer las claves para congelar y descongelar tus alimentos con seguridad.

Para ayudarte, te hacemos una lista de frescos que puedes congelar sin remordimientos para aprovecharlos mucho mejor ¡Descubre cuánto puedes ahorrar sacándole todo el partido a tu congelador!

Cómo congelar frescos

Jengibre y frutos rojos, algunos de los frescos que puedes congelar

  • Aguacate. Este producto está en la lista de los que sí se pueden congelar, especialmente si vas a usarlo para preparar guacamole, crema, salmorejo o algún batido. Puedes congelarlo pelado ya y cortado por la mitad sin el hueso, bien guardado en una bolsa con cierre hermético o conservar simplemente la carne machacada. Un truco: añade limón para evitar su oxidación.
  • Jengibre fresco. Normalmente, utilizamos una pequeña cantidad de jengibre para nuestras recetas, por ello, congelarlo para poder aprovecharlo en el futuro antes de que se eche a perder es una gran idea. Consérvalo en pequeñas porciones ya peladas para rallarlo directamente cuando lo necesites.
  • Setas y champiñones. Congela las setas o champiñones que no vayas a gastar. Cuando los vayas a usar, cocínalos al vapor entre 3-5 minutos para que mantengan su sabor. También puedes cocinarlos al vapor antes de congelarlos para que conserven mejor su sabor.
  • Calabacín y berenjena. Sí, puedes congelarlos, pero ya cocinados o, al menos, escaldados. Mucho mejor si lo cortas en dados o láminas. Si lo haces por raciones, te aseguras usar loss que vayas a necesitar cada vez y aprovecharlos mejor.
  • Calabaza. También puedes llevar al congelador, pero, antes, pélala y córtala en dados. Mejor si los colocas en una bandejita para que no se peguen entre ellos ¡También puedes congelarla en forma de puré o crema!

    Cómo descongelar los frescos

    Organiza el congelador

  • Frutas. Excepto los frutos rojos y los cítricos sin piel, que se pueden congelar crudos, el resto se tiene que congelar cocida o en puré, compota o con azúcar o almíbar.
  • Espinacas. Las espinacas, así como las acelgas y otras verduras de hoja verde se pueden congelar siempre y cuando estén hervidas o escaldadas al menos, ya que las hojas frescas se estropean durante la congelación.
  • Almejas y mejillones. Sí, también puedes congelarlos, pero cada uno a su manera. En el caso de las almejas, congélalas crudas y con su cáscara, muy bien lavadas. Aguantas hasta 3 meses. Los mejillones, en cambio, tienes que congelarlos ya cocinados y sin cáscara, al vapor o hervidos.
  • Huevos. Nunca se deben congelar con cáscara, pero sí batidos (lo más recomendable) o sin cáscara, con las yemas y las claras juntas o separadas en recipientes herméticos, de cristal preferentemente.
  • Patatas. Crudas no toleran bien el proceso de congelación, pero sí puedes aprovecharlas si las congelas en puré o a medio cocinar.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.