Trucos para aprovechar restos de potajes

Seguro que más de una vez te has preguntado cómo puedes aprovechar los restos de potajes o guisos. Son platos muy suculentos en los que empleamos alimentos frescos que pueden tener una sabrosa segunda vida. De un potaje pueden salir croquetas, empanadas, cremas, sopas y hasta pasteles salados, ¡te lo contamos aquí!

Ya sabes que en Supermercados MAS siempre te animamos a practicar la llamada ‘cocina de aprovechamiento’, un magnífico método para sacarle su máximo partido a los alimentos,  ahorrar en casa y evitar el desperdicio alimentario. ¡Te dejamos algunos ejemplos de cómo puedes aprovechar los restos de potajes!

Ideas para sacar partido a tus potajes y guisos

Recetas para aprovechar los restos de potajes

Ropa Vieja, receta de aprovechamiento

  • Prepara empanadas. Las empanadas son una opción genial como receta de aprovechamiento para todos esos ingredientes a los que quieres dar salida, incluidas las sobras de potaje: verduras, fiambre, carne, pescado, etc. Tienes la opción de preparar, por ejemplo, una empanada de setas, una vegetal con calabacín, berenjena, tomate, pimiento, brócoli, cebolla, espinacas, zanahoria o una de carne con un toque picante como la que encontrarás en el enlace. Si quieres un formato más pequeño ¡haz empanadillas!
  • Ropa Vieja. Otra buena receta de aprovechamiento es la ropa vieja, que en España se prepara con los restos del cocido o puchero. Los ingredientes básicos de la ropa vieja son la carne de ternera o pollo o ambas, garbanzos, cebolla, ajo, morcilla (también puedes incluir chorizo o tocino), vino blanco, aceite de oliva y sal. Pocha el ajo y la cebolla y añade la carne y la morcilla muy picaditas, además de los garbanzos y cocina unos minutos ¡Ya la tienes! Puedes acompañar de un arroz basmati salteado para redondear el plato.
  • Haz croquetas. Ya sabes que las croquetas nunca fallan y que lo aguantan todo: carne, verduras, pescado, mariscos… son perfectas para aprovechar los restos de potajes. A las clásicas croquetas de puchero, puedes sumar otras de bacalao, gambas al ajillo o de morcilla, de setas o de espinacas, entre muchas otras. Si quieres más ideas, aquí encontrarás algunas de las mejores recetas de croquetas.
  • Deliciosas cremas. La opción más sencilla que puedes encontrar en transformar tus restos de potaje o guiso en una crema. Bate bien todos los ingredientes, calienta y a mover la cuchara. Si, por ejemplo, has preparado un guiso con marisco, reúne todo el que te haya sobrado, añade 1 puerro, 1 zanahoria, cebolla y tomate, y ya tienes todos los ingredientes que necesitas para una crema de langostinos como esta. También te puedes marcar una buena crema de verduras con garbanzos, el caldo y las verduras del puchero. Pícalo todo y añade a una olla con aceite con 1 cebolla pochadita. Agrega el caldo, cocina unos minutos y tritura todo ¡Verás que rico!
  • Sopas calentitas. Otra manera muy fácil de sacarle partido a tus platos calientes. Esa verdura que te ha quedado irá genial en una sopa calentita para las noches fresquitas, como esta sopa de calabaza asada o esta sopa de verduras con picatostes.
  • Pasteles de carne o verduras. En este tipo de pasteles puedes aprovechar tanto la carne que ha sobrado de tu potaje o guiso como las verduras. Incluso puedes reutilizar todo. Desmenuza la carne y colócala en un molde para horno y añade verduras como calabacín, zanahoria, berenjena, cebolla…, distribuyéndolas en capas. Bate un par de huevos y añade levadura y sal. Vierte sobre los ingredientes cuidando que quede todo bien cubierto y

    Canelones de calabacín

    Calabacín con carne del pucherohornea durante una media hora.  En este enlace, encontrarás 7 recetas de pasteles salados que te servirán de inspiración.

  • Canelones variados. La pasta se adapta a todo tipo de alimentos, por lo que los canelones son grandes aliados para dar una segunda vida a tus potajes. Pica bien la carne sobrante del guiso, ya sea cerdo, ternera, cordero, pavo… y añade unas verduras. Con eso, ya tienes bastante para un relleno de canelones. También puedes hacerlo de espinacas y ricotta, de atún, de acelgas, marisco o setas. Un ejemplo muy fácil de hacer son estos deliciosos canelones de calabacín y puchero.
  • Hummus de garbanzos. ¿ Tienes garbanzos de sobra? Entonces te aconsejamos que prepares un hummus, una original pasta de garbanzos elaborada con aceite de oliva, ajo, limón, comino, pimienta y pimentón y que puedes acompañar con unas verduras crudas, para hacerlas más saludables, como en esta receta de hummus con crudités de verduras.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.