Trucos para quitar manchas difíciles

Trucos para quitar manchas difíciles de la ropa

Hay manchas que no las saca ni la lavadora en un programa completo. Los restos de sudor, la tinta, el esmalte, el aceite o el vino provocan manchas que se pueden convertir en una pesadilla. Por ello, tenemos que recurrir a algunos trucos para quitar manchas difíciles de la ropa como estas.

Sea cuál sea su origen, hay un truco que siempre marca la diferencia: actuar lo más rápido posible sobre la mancha. Si se seca, cuesta mucho más eliminarla. Pero no te preocupes, porque entre los trucos para quitar manchas difíciles que vamos a compartir, también los hay para actuar con las más secas y persistentes ¡Toma nota!

Vinagre de la limpieza para las manchas de sudor

Diferentes usos de los productos de limpieza

Los productos que usamos habitualmente para la limpieza del hogar también pueden servirnos para eliminar manchas difíciles de la ropa. Es el caso del vinagre de limpieza, muy efectivo para quitar las manchas de sudor de la almohada, sábanas o colchones. También es adecuado para las manchas de vino secas y restos de grasa.

Además, si añades un poco de vinagre de limpieza en el cajetín de la lavadora, te ayudará a quitar el mal olor de la ropa que pueda dejar el sudor. Y si hablamos de manchas más persistentes, como la de los calcetines, deja las prendas en remojo un buen rato con una mezcla de agua y vinagre.

¡Descubre otros muchos otros usos de los productos de limpieza que te ayudarán a ahorrar!

Para la ropa blanca, zumo de limón

Otro de los trucos para quitar manchas difíciles de la ropa blanca es aplicarles zumo de limón. Sobre la mancha, deja caer directamente unas gotas y deja actuar durante 1 hora con la prenda puesta al sol. Finalmente, lava a mano o máquina.

También puedes usar agua oxigenada, pero en este caso tienes que tener mucho cuidado para no dañar los tejidos más delicados. Lo mejor es sumergir la prenda en agua fría con el agua oxigenada disuelta. Este truco también vale para las manchas pintura y de sangre seca.

Aceite de oliva para las manchas de esmalte

¡Qué común es que al pintarte las uñas salte un poco de esmalte a la ropa! La próxima vez que te ocurra pon un poco de aceite de oliva en la parte que se ha manchado y lleva a la lavadora ¡No uses quita esmalte! Con este, la mancha se propagará por el tejido.

Blanquea con bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es uno de los mejores blanqueantes naturales que existen. Por sí solo es súper efectivo, pero si lo mezclas con vinagre blanco, su poder se duplica.

¿Qué tipo de manchas podemos eliminar con bicarbonato de sodio? Pues las molestas manchas amarillas que quedan a veces en la ropa guardada y las manchas de óxido; incluso, manchas de sangre secas.

El proceso de aplicación es el siguiente: primero, humedece la zona de la prenda en la que se encuentra la mancha. Aplica el bicarbonato directamente sobre la mancha y frota con un cepillo. Deja que actúe durante unos 30 minutos y, finalmente, a la lavadora.

Contra las manchas de tinta

Son de las más habituales, sobre todo, si tienes peques en casa. Para quitarlas, sin son recientes, sumerge la prenda en leche tibia durante al menos una hora o, incluso, déjala en remojo toda la noche. Finalmente, aclara y lava en la lavadora con normalidad.

También tienes la opción de colocar sobre la mancha una toalla de papel absorbente y presionar para que traspase toda la tinta posible, pero sin frotar. Después, pon encima un disco de algodón empapado en alcohol y presiona durante unos minutos. Luego, a la lavadora.

Talco para quitar las manchas difíciles de aceite y grasa

El aceite de cocina, la mantequilla o las grasas domésticas pueden tratarse con talco de bebé. Primero, coloca encima de la mancha una toalla para absorberla y, luego, aplica el talco directamente sobre la mancha. También vale un poco de maizena. Frota con un cepillo y a lavar.

¿Y qué hago con las manchas de vino?

Son de las manchas más molestas y persistentes, pero, afortunadamente, no hay una, sino varias formas de eliminarlas.

La más sencilla es utilizar sal. Cuando te manches, actúa rápidamente y cubre la mancha con sal para que se seque y no se siga extendiendo por el tejido. Déjala actuar sólo el tiempo preciso, si nos pasamos, puede tener el efecto contrario y fijar la mancha.

Si la mancha es de vino tinto… lo mejor es empapar la zona de la mancha con vino blanco, ya que sus taninos ayudan a neutralizar la mancha de los taninos el vino tinto. Coge un trapo limpio y humedécelo con vino blanco. Da pequeños golpecitos sobre la zona afectada, evitando frotar para que no se extienda. Seguidamente, lava con agua y jabón.

En el caso de que la mancha se ya se haya secado, recurre a la leche. Calienta leche y sumerge la prenda en ella, dejando actuar el tiempo necesario hasta que se diluya la mancha. Termina lavando de manera habitual.

Y si no desaparecen, inténtalo con una solución compuesta por 5 partes de agua, 1 de agua oxigenada y 4 de amoníaco. Introduce en ella la prenda manchada y deja un rato en remojo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.