Aprende a preparar café frío

Beneficios del café frío y cómo puedes prepararlo

¿Te has pasado a tomar el café frío? Si no lo has probado todavía, con hielo, granizad o frapé, seguramente conocer los beneficios que tiene para la salud, lo fácil que es prepararlo y lo delicioso y refrescante que resulta te anime a hacerlo.

Porque el café, lejos de perder sus propiedades cuando se enfría, potencia algunas tan importantes como su poder de hidratación o el refuerzo del sistema digestivo. A continuación te contamos todos los beneficios del café frío y cómo puedes prepararlo en casa.

Propiedades del café frío

Ventajas del café frío

Propiedades del café frío

  • Más hidratante. Si te lo tomas fresquito, el café te aportará, además de energía, una dosis extra de hidratación. La solución perfecta para esos meses de verano en los que nuestro organismo necesitar estar hidratado de una manera saludable.
  • Menos ácido. Al preparar el café con agua fría, su PH aumenta y, por tanto, disminuye su acidez, lo que ayuda a reducir el reflujo gastroesofágico que a veces provoca, mejorando la digestión, y resulta menos dañiño para el esmalte dental.
  • Compañero ideal del deporte. Tanto antes como después del deporte, un vasito de café frío puede ayudarte a desarrollar tus ejercicios diarios con mayor energía. Diversas investigaciones han mostrado que el café no sólo energiza antes de hacer deporte, sino que ayuda a quemar calorías y te ayuda a controlar el apetito después del entrenamiento.
  • Más dulce. En frío resulta menos amargo que en caliente, ya que muchos de los ácidos que amargan el café sólo de activan a temperatura superiores a los 90ºC.
  • Refuerza el sistema digestivo. El café frío contiene un tipo de polisacárido que refuerza el sistema digestivo y, con ello, el sistema inmunitario en general ¡Otra gran ventaja!

Cómo preparar el café fresquito

La opción más sencilla es preparar el café de manera habitual y enfriar con hielo, pero hay otras maneras de hacerlo que potencian su sabor y son más adecuadas.

  • La mejor opción es que compres café molido, mejor grueso, puedes elegir entre un montón de variedades en Supermercados MAS. Pon en un frasco unos 250 g y cubre con agua (unos 2 vasos), removiendo despacio. Tapa el frasco bien y enfríalo en la nevera entre 12 y 24 horas. Una vez frío, fíltralo con una malla fina que aparte los residuos y listo ¡Ya tienes tu café concentrado frío para prepara como más te guste!
  • Si te decides por probar el café frapé, en este enlace encontrarás nuestra receta ¡Perfecto para tus meriendas! Puedes darle un toque diferente añadiendo canela, nata o sirope de caramelo.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.