servir vino

¿Sabes cómo servir el vino correctamente?

Hasta la decoración y la forma de la copa es importante para saborear un vino. ¿Sabías que los vinos blancos y tintos pegan con un mantel blanco, mientras que el rosado se aprecia mejor con los manteles rosados? Aprendemos hoy más detalles sobre cómo servir un vino de manera apropiada: abrir, decantar y maridar. ¡A catar!

DECANTAR UN VINOservir vino

¿Sabes qué es decantar un vino? Se suele hacer con los vinos tintos, sobre todo si es reserva o gran reserva. Este proceso consiste en verter la botella en otro recipiente, lo que acelera la desaparición de los aromas que han surgido durante el reposo del vino en botella.

Cuando un vino lleva mucho tiempo en reposo en la botella, puede obtener sabores que recuerden a humedad o cuero. Al decantarlo, en un recipiente de cristal trasparente con un cuello estrecho, el vino se pone en contacto con el aire y se libera de estos aromas.

Si quieres saber cuándo debes decantar el vino, sólo tienes que servir el vino directamente en una copa y, a los minutos, volver a hacerlo, para comprobar si con la oxigenación ha mejorado.

ABRIR UN VINO

Ante todo, hay que intentar no mover la botella innecesariamente. Lo mejor es utilizar un abridor sencillo, de doble tiempo. Primero debemos cortar la cobertura dejando espacio para trabajar con soltura, sin que el papel del cuello moleste. Después, se introduce la espiral en el corche, fijándola verticalmente. Una vez introducida, se sacará el corcho en dos tiempos, sin olvidar de revisarlo y comprobar que esté en buen estado.

CUÁL DEBE SER LA TEMPERATURA

  • Rosados: entre 8 y 10 grados.
  • Tintos jóvenes y ligeros: entre 10 y 12 grados (14 máximo).
  • Tintos de crianza: entre 14 y 16 grados.
  • Cava: entre 4 y 6 grados.

Además, hay que evitar que el vino alcance los 24 grados en verano, conservándolo en nevera y en una cubitera de hielo, si está en la mesa.

MARIDAJES servir vino

  • Para aperitivos: cavas Brut.
  • Mariscos: blancos jóvenes, cavas Brut y cavas Brute Nature.
  • Sopas y cremas: blancos con cuerpo.
  • Pastas: tintos ligeros, rosados y blancos con cuerpo.
  • Verduras: tintos ligeros y rosados.
  • Legumbres: tintos jóvenes con cuerpo.
  • Huevos: blanco con cuerpo.
  • Arroces: cavas Brut Nature y tintos ligeros.
  • Pescados poco elaborados: blancos jóvenes, cavas Brut y cavas Brut Nature.
  • Pescados salteados: blancos con cuerpo y tintos jóvenes y ligeros.
  • Carnes poco elaboradas: tintos ligeros y rosados.
  • Guisos asados: tintos con cuerpo.
  • Quesos frescos: blancos con cuerpo.
  • Quesos curados: tintos.
  • Dulces: vinos dulces y cavas semisecos.
  • Platos elaborados con vino: el vino con el que han sido cocinados.

¿Qué os ha parecido? ¿Os animáis a probar con estos trucos y disfrutar más del vino?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.