Cuánto tiempo conservar carne y pescado en la nevera

Cómo y cuánto tiempo tener nuestros frescos en la nevera

¿Sabes que puedes ahorrar con el simple gesto de tener bien organizada tu nevera? Como lo oyes, si planificas bien tus menús, compras lo estrictamente necesario y conservas los alimentos frescos en la nevera de manera adecuada, puedes lograr un importante ahorro en tu economía doméstica.

Hay alimentos, especialmente los frescos, que tienen una vida más corta que otros. Conocerlos y saber cuándo consumirlos y dónde colocarlos en la nevera es fundamental para evitar que se estropeen  y tener que tirarlos antes de consumirlos ¿Te interesa saber cómo alargar la vida de tus alimentos para poder aprovecharlas mejor? Te damos unos sencillos trucos.

  • Lo primero que entra es lo primero que sale. Debes tener siempre presente este lema: consume antes lo que hayas comprado con más antelación y deja para después lo último. Así te aseguras una correcta rotación de los alimentos en la nevera.
  • ¡Separa los alimentos! Evita apilar los alimentos, porque para su correcta conservación es necesario que haya la suficiente separación entre ellos para que el aire frío pueda pasar de manera homogénea.Cómo refrigerar las verduras y frutas
  • Productos frescos envasados. Si los compras en envase tienes una gran ayuda: sigue las instrucciones de conservación que marca la etiqueta y el tiempo indicado de consumo ¡Así de sencillo!
  • Frescos que duran de 1 a 2 días en la nevera. Entre ellos se encuentran los pescados, los mariscos, la carne de pollo y la carne picada. No debes tenerlos refrigerados en la nevera más de 1 o 2 días, porque en seguida empiezan a deteriorarse. Ten en cuenta cuándo piensas consumirlos a la hora de comprarlos, porque quizás sea mejor congelarlos si no los vas a aprovechar en los próximos días. Por contra, las carnes de cerdo y ternera puedes conservarlos en el frigorífico algo más, entre 3 o 4 días. Si quieres saber más sobre cómo conservar el pescado para que dure más, pincha en este enlace.
  • Quesos. Lógicamente, los que menos aguantan en la nevera sin estropearse son los quesos frescos, que bien protegidos, pueden durara hasta 1 semana en buenas condiciones. Los semicurados pueden alargarse hasta 20 días.
  • Los huevos, hasta 4 semanas. Contrariamente a lo que podamos pensar, los huevos son uno de los alimentos frescos más duraderos. Refrigerados pueden conservar su estado óptimo de consumo hasta 3 y 4 semanas.
  • Productos ya cocinados. Si se trata de alimentos ya cocinados, lo mejor es no alargar su consumo más allá de 3 o 5 días. Si ves que no vas a cumplir el plazo, lo adecuado es congelarlos. Guarda muy bien tu plato ya cocinado en un recipiente hermético y cuida de que no entre en contacto con alimentos crudos.

¿Qué frutas y verduras puedo refrigerar?

No todas las frutas y verduras necesitan refrigeración. Pero sí es cierto que en la nevera puede alargar su vida útil, especialmente si ya están peladas. Dependiente del tipo de fruta y verdura, pueden aguantar en la nevera entre 7 y 10 días.

  • A temperatura ambiente. Es aconsejable que dejes a temperatura ambiente los limones, los plátanos, las bananas, las cebollas, las berenjenas, la sandía el melón, los aguacates, los ajos, el calabacín y algunas hierbas como la albahaca.
  • En la nevera. Guarda en tu nevera las fresas, las cerezas, los arándanos, las uvas, las setas, el brócoli, las alcachofas, las judías verdes, las zanahorias, los rábanos, las espinacas, el apio y los espárragos. Un truco para conservarlas mejor: guárdalas en los cajones de la nevera, pero sin los envoltorios, ya que pueden crear humedad y la aparición de moho.
  • Mermeladas y almíbar. Por otro lado, si vemos que las frutas empiezan a estar ya muy maduras, aprovéchalas haciendo mermelada, compota o almíbar ¡Alargarás su vida útil!

¿Y dónde coloco los frescos en la nevera?

  • Estantes superiores. Coloca aquí los dulces y pasteles, quesos curados y alimentos ahumados.
  • Estantes medios. Este es el sitio de los lácteos, los alimentos ya cocinados o semielaborados.
  • Estantes inferiores. Alimentos crudos y perecederos. Muy importante: aquí es donde van los productos en descongelación, en envases bien cerrados.
  • Puerta de la nevera. En las baldas superiores guarda la mantequilla o margarina y la mermelada; en las medias, las salsas, los aderezos y las conservas; y en la baja, las botellas de agua, leche y otras bebidas. Ten en cuenta que esta es la zona donde se producen cambios más bruscos de temperatura.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.