10 recetas de la abuela

¿A quién no le gustan las recetas tradicionales de la abuela? Esos platos que tienen marca de la casa y que se han transmitido de generación en generación con los mejores sabores de la cocina clásica: de guisos a postres, pasando por carnes y pescados. Aquí tienes una selección de 10 recetas típicas de las abuelas. Pásate por tu Supermercado MAS a recoger los ingredientes. ¡De rechupete!

Verduras tradicionales

Menestra de la abuela

  • Menestra de la abuela. El secreto de la menestra es tan simple como escoger unas buenas verduras frescas y hacerlas con tiempo y mimo, como las hacían nuestras abuelas. Lava y corta las verduras, por ejemplo, judías verdes, coliflor, guisantes, alcachofas, zanahorias, espárragos…; y cuécelas por separado dejándolas al dente. Mientras, ve pochando cebolletas, ajetes y unos taquitos de jamón con aceite de oliva. Añade harina y vino de jerez, y rehoga; para incorporar luego unos 100 ml de caldo de verduras. Vuelca las verduras y remueve bien, añade sal y poquito de perejil.
  • Sopa de cebolla. Este plato es súper sabroso y sienta bien de día y de noche. Una receta sencilla de este plato se prepara con cebollas dulces, mantequilla, 1 diente de ajo, aceite de oliva, caldo, 1 cucharada de azúcar, pimienta negra, 100 gr de queso suave, harina y sal. Corta la cebolla en juliana y dórala a fuego lento hasta que esté transparente junto con el ajo en una olla con aceite de oliva y mantequilla. Añade sal y pimienta, y luego harina para que espese. Incorpora el caldo (de pollo, ave, vegetal…) y hierve durante 15-20 minutos. Ahora, espolvorea el queso y gratina en el horno. Para la presentación, acompáñala de unos picatostes de pan tostados. Si te gustan las sopas, en este enlace encontrarás otras sopas caseras de la abuela.
  • Croquetas de puchero ¿Cómo van a faltar en nuestra lista las croquetas de puchero de la abuela? Son insuperables y con ellas aprovechamos los restos del puchero. Prepara harina, un litro de caldo del puchero y un poquito de sal y nuez moscada para hacer la bechamel. Luego fríe un poco de cebolla, desmenuza bien las carnes del puchero y añádelo a la bechamel. Haz una buena masa y déjala enfriar en el frigorífico. Lo que queda ya es muy fácil: dales forma, pásalas por la harina, por el huevo batido y el pan rallado. Fríelas con abundante aceite caliente y ¡a comer! Un truco: un toque de hierbabuena puede darle un toque especial.
  • Bacalao de cuaresma. Es de las típicas tapas de la abuela andaluza. Para prepararla, limpiamos unas alcachofas y las freímos en una cazuela. Enharinamos el bacalao y freímos. Hacemos un sofrito con cebolla, ajo, perejil y vino blanco. A continuación, añadimos las alcachofas y guisantes en la cazuela. Después depositamos el bacalao con cuidado para que no se rompa. Lo dejamos cocer y ¡ya está listo!
  • Pavía de merluza. Los soldaditos de pavía de nuestras abuelas traen recuerdos entrañables. Para rememorar esos momentos especiales, pon en un bol cerveza, agua, aceite de oliva, sal ajo y perejil picado. Después añade harina con levadura, remueve y deja reposar. Para terminar, ve pasando el la merluza troceado por la pasta que has elaborado y fríelo en aceite caliente. ¡Riquísimos!
  • Potaje de garbanzos. El potaje de nuestras abuelas levanta el ánimo como lo que más. Identificable con el potaje de cuaresma, lleva garbanzos, bacalao, espinacas frescas, tomate, cebolla, ajo, pimentón dulce, comino, aceite de oliva, 1 hojita de laurel y sal. Aprende a hacer el potaje de toda la vida con esta receta.
  • Estofado de cerdo. Aunque también puedes preparar un rico estofado de ternera, hoy nos decantamos por el de cerdo, muy tradicional con sus patatas, zanahorias, cebolla, pimientos, ajo, vino blanco, laurel, orégano y pimentón. Aprende a preparar un estofado de cerdo como el de tu abuela con la receta que encontrarás en este enlace.
  • Poleá de la abuela ¿Y dónde dejamos la poleá o gachas de la abuela? Difícil resistirse a ese sabor tan de nuestra tierra, conseguido con unos pocos ingredientes como harina, aceite, leche, limón, matalauva, pan y azúcar. Te dejamos nuestra receta de poléa casera.
  • Lentejas con arroz. Riquísimo esta plato de cuchara que reúne las proteínas y vitaminas de dos legumbres diferentes acompañadas de chorizo, tocino, cebolla, ajo, tomate, laurel y un
    Rosquilla con azúcar

    Rosquillas caseras

    toque de pimentón dulce. Cuece primero las lentejas con los ajos y el laurel mientras sofríes el tocino y el chorizo, a los que luego se le añade la cebolla y tomate cortado. Echa el sofrito en la olla con las lentejas y después de 15 minutos añade el pimentón y el arroz. Si quieres un punto picante ¡añade unas guindillas!

  • Rosquillas de la abuela. Otro plato dulce para nuestra selección son las típicas rosquillas de la abuela, elaboradas con una suave masa de harina, levadura, huevos, leche, aceite de girasol, azúcar y un toque inconfundible de corteza de limón y anís. Tómalas solas o con un taza de chocolate caliente. ¡Espectaculares!
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.