Las mascotas: sus mejores amigos

“Mamá, papá… ¡queremos un perrito!” . Esta frase suele marcar el inicio de una nueva situación en el entorno familiar: la llegada de una mascota al hogar.

A todos los niños les llaman la atención los animales: son los compañeros de juego perfectos, ya que son tan incansables o más que ellos, y siempre están dispuestos para acompañar a los pequeños en sus correrías.

Una niña con su mascota

Una niña con su mascota

Sin embargo, una mascota no es un juguete, y si vamos a tomar la decisión de introducir una en nuestro hogar, lo primero que debemos hacer es mentalizar al niño de que el nuevo miembro del hogar tiene unas necesidades que hay que cubrir: alimentación, limpieza, ejercicio, cuidados veterinarios…

Con los cuidados adecuados, la convivencia con un animal doméstico comporta enormes beneficios en el desarrollo del niño:

  • Le ayuda a interiorizar el amor y respeto por los animales.
  • El cuidado del animal desarrolla su sentido de la responsabilidad.
  • El niño aprende a expresar sentimientos como la pena, el cariño, la alegría y la tristeza más fácilmente cuando está en contacto con un animal doméstico.

Es importante que hablemos y razonemos con el niño qué mascota vamos a incorporar a nuestro hogar, y los cuidados que requiere cada una de ellas: no es lo mismo adoptar un perrito que un hamster, por ejemplo.

Debemos hacer comprender al niño, siempre adaptando el mensaje que le transmitimos a su edad, que el ciclo de vida de nuestra mascota no va a coincidir con el nuestro, y que llegará un momento en que la mascota envejecerá y faltará, especialmente si la mascota elegida tiene un ciclo de vida corto, como sucede con los hamsters.

El niño debe hacerse cargo de las tareas más sencillas relacionadas con su mascota, como sacarlo a pasear, alimentarlo y jugar con él. Sin embargo, los padres debemos ser conscientes de que los responsables del cuidado del animal somos nosotros y, antes de que llegue a casa, valorar que ese cuidado conlleva unos gastos que debemos asumir durante toda la vida del animal.

Y tú, ¿tienes mascotas en casa?

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.