Consejo para cortar el jamón

Pasos para cortar el jamón perfecto en casa

Todos los años nos encontramos con la misma escena: ¿Cómo cortar el jamón bien para no estropearlo? Si bien es cierto que el corte profesional es todo un arte, no necesitas ser un experto para cortar correctamente el jamón en casa y disfrutarlo como es debido.

Con los consejos que te damos a continuación, cortar jamón será más fácil que nunca. En caso de que prefieras que llegue a casa ya cortado, pregunta en la sección de Charcutería de tu Supermercado MAS habitual: te cortamos y envasamos el jamón que elijas .Y si tienes dudas acerca de cómo elegir un buen jamón, sigue la pistas que te dejamos en el enlace.

¡Aquí va la secuencia para cortar el jamón perfecto en casa!

Recetas para aprovechar el jamón

Corta el jamón en casa en pocos pasos

 

  1. Coloca bien el jamón. Lo primero para cortar el jamon bien es ajustarlo en el soporte correctamente: con la pezuña hacia arriba, con la maza mirando hacia ti. Ahora, sujétalo con firmeza en el jamonero, comprobando que no se mueve. Cerciórate también de que está a una altura cómoda para cortarlo.
  2. Prepara el cuchillo y marca el corte. Hazte con un cuchillo jamonero bien afilado. Empieza por perfilar la caña del jamón, marcando un corte perpendicular a la pata, aproximadamente unos 2 centímetros por debajo del hueso que sobresale de la caña (el corvejón).
  3. El primer corte. Ahora, haz un corte profundo, hasta el hueso, y corta un trozo en forma de cuña. Este corte se lleva a cabo para que, cuando des la vuelta al jamón, puedes empezar a comerlo por el codillo, que es la parte alta de la pieza, situada bajo la pezuña.
  4. Fuera corteza. Es el momento de despejar la parte que quieras cortar limpiándola de corteza y de grasa amarilla ¡Ojo! No quites la corteza más allá de donde vayas a cortar para evitar que el jamón se seque. Tampoco se trata de quitar todo el tocino: deja entre 1 y 2 cm para acompañar la loncha y reserva un par de lonchas largar para cubrir el corte cuando hayas terminado.
  5. Sigue el eje del jamón. A la hora de cortar, sigue una única dirección y no te equivocarás: la que marca el eje del jamón. Sin perderlo, empieza a cortar el jamón desde la parte más alta, con el cuchillo bien sujeto y sin titubeos.
  6. Rodea los huesos. Los huesos que te encuentres en el corte tienes que rodearlos con el cuchillo corto, dedicado al deshuese. Rodea lo más cerca que puedas, pero sin cortar el hueso, para no dejar restos en las lonchas.

    Por qué es bueno comprar jamón loncheado

    Jamón en lonchas

  7. La otra cara del jamón. Cuando hayas terminado con la maza, llega el momento de darle la vuelta al jamón para cortar la contramaza, colocando la pezuña hacia abajo. Empieza a cortar desde la parte más alta y de forma paralela al corte que ha hecho en la maza. En esta parte del jamón, obtendrás lonchas más magras y de bordes más duros por la mayor curación de la pieza.
  8. Aprovecha todo el jamón. Cuando ya sea imposible sacar lonchas regulares, lonchea y saca algunas raciones más. También tienes la oportunidad de hacer taquitos ibéricos con el magro quede. Y por supuesto ¡no te imaginas lo sabroso que queda el caldo con el hueso del jamón! Te dejamos en este enlace, algunas recetas muy interesantes para aprovechar el jamón. 
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.