Cómo cocinar moluscos correctamente

Cómo cocinar los moluscos para que sean más saludables

Los moluscos deben formar parte de cualquier dieta completa y equilibrada. A su variedad, almejas, chirlas, mejillones, navajas… se une la posibilidad de cocinarlos de distintas formas. Sin embargo, hay determinadas maneras de cocinar los moluscos que resultan más saludables que otras, ya que, con ellas, conseguimos un mayor aporte nutricional.

Los moluscos, especialmente los de concha, destacan por su elevada cantidad de proteínas de alta calidad, vitaminas A, B y E y minerales como el potasio, hierro, magnesio, yodo o zinc y, por si fuera poco, bajo contenido en grasas. Su consumo ayuda a disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, potencia la resistencia frente a las infecciones y el desarrollo de los huesos.

¡Ya ves que no pueden faltar en tus comidas! Te ayudamos a sacarles todo su partido, con algunos trucos para cocinar los moluscos correctamente.

Antes de cocinar los moluscos: prepara y limpia bien

Cómo limpiar las coquinas y almejas
Coquinas y almejas

Antes de cocinar los moluscos hay una tarea fundamental, que marcará el resultado final: la preparación y limpieza.

Primero, revisa que todas las piezas estén en buen estado y desecha las que estén rotas, abiertas o aquellas que cuando se golpeen no se cierren, lo que significa que no están vivos.

En el caso de los mejillones, si algunas vienen con crustáceos pegados a la concha, retíralos golpeando con la parte no afilada del cuchillo. Seguidamente, ráspalos con el mismo cuchillo o un estropajo de acero bajo el chorro del agua y, finalmente, arranca los hilos que sobresalen de uno de los extremos.

Y si hablamos de limpiar almejas, coquinas, berberechos o chirlas, por ejemplo, sumérgelos en agua con sal (35 gr por litro) y déjalos en reposo mínimo 30 minutos para que suelten toda la arena. Luego, lávalos bien bajo el chorro de agua.

Al vapor, la opción más saludable

El método más sano para cocinar por excelencia es al vapor, pues no necesita grasas y conserva prácticamente todos los nutrientes que los alimentos, en este caso, los moluscos tienen en estado fresco.

Al vapor, los alimentos mantienen su textura y consistencia, y se minimiza la pérdida de vitaminas y minerales. Lo único que hay que vigilar es el tiempo, para que no se pase y los alimentos se estropeen.

Para cocinar unos buenos mejillones al vapor, añade a una cazuela una pequeña cantidad de agua, 3 o 4 cucharadas. A ella se sumará el agua que soltarán los mejillones durante la cocción. Agrega los moluscos y añade una hojita de laurel.  Tapa, enciende el fuego y lleva a ebullición. Cuando los mejillones se hayan abierto (7-8 minutos desde que empiecen a hervir), ya estarán listos.

Las almejas las puedes hacer al vapor en una sartén con un poco de aceite de oliva y vino blanco. Puedes añadir un poco de zumo de limón y perejil para darle más sabor. Tómalas solas o acompañando un buen pescado, como en esta receta de bacalao skrei con almejas.

¿Eres más de coquinas? Entonces no te puedes perder esta receta de coquinas al ajillo, elaboradas con un poco de manzanilla ¡Listas en 20 minutos con nuestra video receta!

A la plancha

Otra forma saludable de cocinar los moluscos es a la plancha, sólo con un poco de aceite de oliva. Los berberechos, vieiras, zamburiñas y navajas están muy ricos cocinados así.

Simplemente, échalos a una sartén con aceite caliente para que se abran y añade ajo y perejil picaditos.

Antes de hacerlo, comprueba que está frescas echándoles una pizca de sal por encima. Si están vivos, deberían moverse. Una vez limpias, hay que cocinarlos en el mismo día o como mucho al siguiente. Conserva en la nevera, envolviéndolos en un paño húmedo.

En crudo

Cómo cocinar moluscos

Hay moluscos, como las ostras, algunos tipos de almejas o los berberechos que se pueden comer crudos y, en su caso, esta es la forma más sana de hacerlo.

Las ostras se consumen solas con unas gotas de limón. Para abrirlas, coloca la parte plana hacia arriba e introduce la punta del cuchillo entre las dos conchas. Muévelo hacia la izquierda hasta encontrar el músculo que sujeta ambas conchas. Córtalo e introduce el cuchillo más adentro haciendo presión hacia arriba para separar las conchas. Preséntala en media concha con unas gotas de limón.

En guisos

Guisos con moluscos

También puedes disfrutar de los moluscos en deliciosos guisos, solos o acompañados de patatas, arroz, legumbres u otros ingredientes para hace un plato más completo y repleto de nutrientes.

Un plato típico es el de almejas a la marinera, en el que se cocinan con cebolleta y ajos pochaditos en la sartén, a los que se agrega harina. Luego, vino blanco y, finalmente, incorporamos las almejas hasta que se abran. Espolvorea perejil picado y sirve.

Con fabes también están fabulosas. Saltéalas en una sartén con vino blanco y deja que se abran con el vapor. Una vez listas, añade al guiso de fabes como te indicamos en esta receta.

Los berberechos también puedes tomarlos guisados con unos guisantes. Simplemente, ábrelos al vapor en una sartén con un poco de agua y sal. Pocha en una sartén con aceite de oliva 1 cebolla y unos ajitos laminados, agregando harina y vino blanco. Añade los guisantes e incorpora los berberechos. Cocina unos minutos a fuego suave y sirve.

¿Has probado el arroz con navajas? Te lo recomendamos. Es como hacer un arroz marinero, pero añadiendo navajas. Una vez bien limpias, ábrelas llevándolas a una sartén con aceite de oliva, ajo y perejil fresco picado. Cuando empiecen a dorarse, añade las navajas y cocina hasta que se abran. Reserva y cuando tengas el arroz prácticamente cocinado, retira de su concha, trocéalas y añade al arroz, guardando algunas enteras sin sacar de la concha para decorar.

¿Y los moluscos en conserva?

Aprovechar los líquidos de las conservas de pescado
Los líquidos de cobertura tienen muchos usos en la cocina

También es posible comer moluscos en conserva de forma saludable ¿Cómo? Elige aquellos preparados al natural. Y sino, en aceite vegetal mejor que en salsa. Y dentro del aceite, mejor el aceite de oliva virgen extra.

En cualquier caso, no tires el líquido de gobierno de las conservas de molusco y pescado, pues se pueden aprovechar en guisos, para cocer la pasta, para hacer salsas y escabeches o preparar aceites aromatizados ¡Dale más sabor a tus recetas con el líquido de las conservas!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.