Ideas para no desperdiciar los frescos

5 ideas para no desperdiciar nuestros productos frescos

Planificar bien los menús y seguir sencillos tips para no desperdiciar los alimentos es una de la mejores formas de ahorrar y, de paso, cuidar nuestro entorno. En nuestra tierra, aprovechar la comida es algo que siempre hemos hecho bien, y con los nuevos avances en conservación de alimentos es cada vez más fácil.

Los productos frescos también pueden aprovecharse ¿por qué no? Se puede evitar desperdiciarlos a través de recetas de aprovechamiento tan conocidas como las croquetas, las empanadillas o sopas y cremas. Gestos muy simples pueden ayudarte a sacar mucho más partido a tus productos frescos ¿Quieres saber cómo? Te damos 5 ideas para no desperdiciar los productos frescos. 

Ideas para no desperdiciar alimentos frescos

Aprovecha tus frescos con sencillos tips

  1. Recetas de aprovechamiento ¿No las conoces? Seguro que ya las haces sin reparar en ello. Hablamos de las croquetas, que las puedes hacer con casi todo: con restos del puchero, de pescado, de verduras… . También nos referimos a las empanadillas, como estas de merluza o de pollo al curry; y también a las quiches, una manera deliciosa y rápida de rescatar esos alimentos con los que no sabes que hacer: quiche de calabacín, de verduras y pollo … no tienes más que mirar estas quiches listas en 10 minutos. Y, por supuesto, a las cremas, en las que puedes volcar toda tu imaginación: crema de zanahoria y calabaza, de langostinos, champiñones, coliflor y setas… ¡No sabemos por donde empezar!
  2. Sobras de pollo ¿Sabes la cantidad de platos que puedes preparar con el pollo que te ha sobrado? Ropavieja, pastel salado de pollo y jamón de york, fajitas, ensalada de pollo, sopas y caldos riquísimos… Pincha en este enlace y descubrirás 7 recetas para aprovechar los restos de pollo asado. 
  3. Restos de guisos. Nuestros guisos no pueden ser más completos, llevan de todo. Por ello, son estupendos como fuente de recetas de aprovechamiento. Nuestro puchero, por ejemplo, se transforma rápidamente en un montadito de pringá, en un puré de verduras, en unas espinacas con garbanzos…  y las papas con chocos pueden terminar convertidas en unas deliciosas albóndigas de chocos.  Y ¿qué te parece si con esos garbanzos que te han sobrado de preparar garbanzos con bacalao te haces un hummus?
  4. Aprovecha el tomate. Puede en casa prefiráis el tomate frito casero al de brick o bote. No hay ningún problema, haz una buena tanda de tomate casero y congélalo en porciones para tenerlo listo cuando lo necesites para elaborar un pisto, unas albóndigas en salsa de tomate o un bacalao con tomate. Si te cuesta saber cómo congelar determinados alimentos, te ayudamos con este post en el que aprenderás qué alimentos puedes congelar.
  5. Sácale partido a las verduras. Seguro que tienes en casa algunas verduras que nos vas a consumir en los próximos días o mitades de cebollas, pimientos o apio que no tienes pensado usar. Antes de que se echen a perder te damos una idea: córtalos en trocitos y al congelador. Así, siempre tendrás a mano verduras para un sofrito, un caldo o una crema ¡No tiramos nada!

¡Sigue aprendiendo de frescos con Supermercados MAS durante este mes con la campaña #PresumeDeFrescos! Tenemos sorteos, descuentos y muchas sorpresas ¡Síguenos en redes y entérate de todo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.